• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
De acuerdo con el papa Francisco, la crisis provocada por la pandemia de Covid-19 ha afectado todas las fuentes de ingreso de la Santa Sede.

De acuerdo con el papa Francisco, la crisis provocada por la pandemia de Covid-19 ha afectado todas las fuentes de ingreso de la Santa Sede. | Foto: EFE

Publicado 25 marzo 2021


Blogs



El papa Francisco defendió la pertinencia de las medidas para lograr un “futuro económicamente sostenible”.

El papa Francisco dio a conocer, a través de un comunicado difundido el miércoles por el servicio de prensa del Vaticano, que decidió recortar los salarios del personal de la Santa Sede y de otras instituciones vinculadas como medida de contención de gastos ante la actual crisis económica.

LEA TAMBIÉN: 

Papa Francisco critica a quienes "acaparan vacunas" en el mundo

En el texto, el Sumo Pontífice asegura que la crisis provocada por la Covid-19 ha afectado todas las fuentes de ingreso de la Santa Sede y empeorado su situación económica.

El obispo de Roma explica además que los costos dedicados a salarios del personal constituyen “una partida importante de gastos”.

En este contexto, informa que la remuneración a cardenales, demás superiores y clérigos y religiosos se reducirá a partir del 1 de abril en un diez por ciento, un ocho por ciento y un tres por ciento, respectivamente.

Una importante decisión.

Publicado por ACI Prensa en  Miércoles, 24 de marzo de 2021

De acuerdo con el texto, la medida procura “salvaguardar los puestos de trabajo actuales” y garantizar un futuro económicamente sostenible.

En el comunicado se precisa que los recortes no se aplicarán si los directamente afectados demuestran que no pueden “hacer frente a los gastos fijos relacionados con sus propia salud o la de sus familiares”.

Otra medida anunciada por el papa Francisco para recortar gastos es el bloqueo por dos años de los aumentos de remuneración por antigüedad para el personal con niveles funcionales desde al 4 hasta el 10.

A inicios de marzo, el prefecto de la Secretaría para la Economía del Vaticano, padre Juan Antonio Guerrero Alves, declaró a la prensa que la situación económica obligó a presupuestar para 2021 los gastos más bajos de la historia reciente de la Santa Sede.

Según el padre jesuita, se prevén para este año ingresos en el orden de los 213 millones de euros (más de 251 millones de dólares), lo que significa un 30 por ciento menos que lo ingresado en 2019, último año sin pandemia.

Guerrero Alves también precisó en esa oportunidad que los costos por concepto de salario representan alrededor del 50 por ciento del presupuesto, y que el Papa ha alentado a buscar alternativas para ahorrar pero sin recurrir a despidos de empleados.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.