• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
En 2015 y tras centenares de muertes de ciudadanos libios el presidente ruso, Vladímir Putin, expresó que "la destrucción de Libia era el resultado de la intervención militar de la OTAN".

En 2015 y tras centenares de muertes de ciudadanos libios el presidente ruso, Vladímir Putin, expresó que "la destrucción de Libia era el resultado de la intervención militar de la OTAN". | Foto: EFE

Publicado 20 octubre 2018 (Hace 9 horas 55 minutos)

Tras siete años del asesinato de presidente libio, Muamar el Gadafi, apoyado por la OTAN y EE.UU. la nación africana se encuentra fraccionada y saqueada por las potencias intervencionistas.

La intención de explotar las reservas del continente africano por parte de potencias occidentales ha causado a varias naciones de África pérdidas irreparables que van desde millones de muertes hasta la destrucción de la economía de todo un país. 

A solo siete meses de la intervención de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Libia acompañada de fuerzas occidentales ya habían fallecido al menos 120.000 libios por ataques y bombardeos. 

Durante el siglo XVII potencias europeas iniciaron la repartición colonial de este continente, solo Liberia y Etiopía preservaron su independencia pero las fronteras trazadas al momento permanecen a expensas de intensos conflictos causados por la ambición de factores externos.

África alberga a cinco de los principales países productores de petróleo del mundo: Nigeria, Angola, Libia, Argelia y República del Congo. Estos países se han convertido en objetivo de explotación de potencias occidentales.

Herencia de las intervenciones en países africanos 

Estudios demuestran que muchos de los países africanos sumidos en conflictos bélicos y que han sufrido intervenciones militares son ricos en petróleo, gas, urario, tierras cultivables, cobre, oro y demás hidrocarburos.

Pese a contar con grandes riquezas, la mayor parte de estos países africanos están subdesarrollados o en vías de desarrollo. Sus economías no responden a las necesidades de la población, sino a intereses extranjeros, que promueven la deforestación y destrucción de ecosistemas, lo que ha causado la degradación de la calidad de vida de la población africana.

La analista Arcelia Flores detalló que el continente africano es uno de los objetivos de control geopolítico estadounidense ya que la nación norteamericana siempre ha buscado incrementar su presencia en el continente para apoderarse de sus recursos naturales.

Flores expresó que mientras los habitantes de los países africanos han tenido que huir a causa de las múltiples violaciones de derechos humanos a las que han sido sometidos por parte de quienes efectúan las intervenciones militares, los beneficiados son quienes aplican las insurrecciones ya que se apropian y explotan para su beneficio propio los recursos naturales de estos países.

La analista señaló que la OTAN intervino Libia con el objetivo de derrocar al expresidente Muamar el Gadafi en 2011 y así liberar al país de una supuesta dictadura en la que se encontraba sumido, lo que contrasta con el desarrollo de Libia, que se convirtió en el país africano con mayor ingreso per cápita. 

Tras el asesinato de Gadafi y la intervención, Libia ha sufrido inmensas pérdidas que difícilmente se puedan zanjar en poco tiempo, explicó Flores.

Flores señaló que al llegar las fuerzas de la OTAN y Estados Unidos a Libia lo primero que hicieron fue apoderarse de los campos petrolíferos, y que "la población civil al final no importó, lo que buscaban las fuerzas intervencionistas era controlar el recurso natural", tal como lo están haciendo actualmente. 

África es un continente abusado por transnacionales, un estudio revela que solo el 10 por ciento de los beneficios de extracción de los recursos naturales queda en el continente. África pierde anualmente 800 mil millones de dólares en flujos financieros ilícitos, de los cuales 70 por ciento provienen de las industrias extractivas y específicamente de los recursos minerales. 

Los niños son los más afectados 

La Unicef ha recalcado que a causa de esas constantes violaciones de los derechos humanos en Libia, los niños se llevan la peor parte, ya que son usados en los conflictos como combatientes, mensajeros y proveedores de servicios sexuales, entre otros. 

Foto: UNHCP

El analista internacional, Enrique Fernando Arrundel, señala que la profundización de los conflictos beneficia a las potencias intervencionistas, porque los ciudadanos de un país en guerra no están en condiciones de enfrentar estas intervenciones, pues priorizan huir de los ataques y las vulneraciones a las que son sometidos.

¿Puede África dejar de ser violentada por sus recursos?

África debe sumirse en un proceso de diálogo entre los distintos factores pero sin injerencia extrajera para que de esta manera pueda encontrar la solución a sus problemas, dijo el analista Arrundel.

Arrundel indicó que Libia era una de las naciones más prósperas de África y previo a su intervención contaba con el nivel de vida más alto de África, incluso por encima de Rusia, Brasil y Arabia Saudita. 

La economía libia era libre del Fondo Monetario Internacional. El banco central libio emitía dinero sin deuda, a diferencia del bloque occidental que la intervino militarmente.

"Libia actualmente es un desastre pero el área donde está la industria petrolera es un edén, allí no pasa nada, está bajo el control de los invasores mientras el resto del pueblo se debate entre enfrentamientos y grupos armados que han causado un completo desastre en la nación", dijo Arrundel.

Aseguró que los invasores no quieren que los pueblos se apoderen de su recursos y tampoco desean desprenderse del territorio africano porque ven un nicho de recursos apetecibles y mano de obra barata.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.