• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Sergio Moro ha sido duramente criticado por aceptar ser ministro de Justicia de Jair Bolsonaro, tras la detención de Lula antes de las elecciones.

Sergio Moro ha sido duramente criticado por aceptar ser ministro de Justicia de Jair Bolsonaro, tras la detención de Lula antes de las elecciones. | Foto: Reuters

Publicado 24 julio 2019

Según la Policía Federal, el operativo cumplía 11 órdenes judiciales, siete mandatos de búsqueda y aprehensión, y cuatro de prisión temporal

La Policía Federal (PF) de Brasil detuvo este miércoles a cuatro personas supuestamente implicadas en el hackeo a los teléfonos de personas relacionadas con el caso Lava Jato, entre ellas, del exjuez y actual ministro de Justicia y Seguridad Pública, Sérgio Moro, así como del fiscal Deltan Dallagnol.

LEA TAMBIÉN

Policía de Brasil interroga a profesores por orden del ejército

Esta acción formó parte de un operativo en regiones del interior de Sao Paulo, en el cual fueron detenidos tres hombres y una mujer, después los trasladaron a Brasilia (capital), de acuerdo con la PF.

Según el ente, el operativo cumplía 11 órdenes judiciales, siete mandatos de búsqueda y aprehensión, y cuatro de prisión temporal, "con el objetivo de desarticular una organización criminal que practicaba delitos informáticos".

Sin embargo, la misión no estuvo excenta de polémicas, de las que se han hecho eco las redes sociales, ya que los supuestos sospechosos no reconocen la autenticidad de los mensajes en cuestión.

La denuncia presentada por Moro en este caso alude a la difusión de textos intercambiados a través de la aplicación Telegram que sugieren una influencia entre el entonces juez y la acusación contra el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, encabezada por Dallagnol.

The Intercept, medio que publicó las conversaciones filtradas y las irregularidades cometidas en el juicio a Lula durante la campaña electoral de 2018, en la cual era favorito, alertó que los uniformados harían una caza con el hackeo esta semana.

La Policía, que se apresuró en la detención de los supuestos hackers, continúa sin dar con el paradero de Fabricio Queiroz, exchofer del hijo de Jair Bolsonaro y presunto testaferro de esa familia, quien ha sido denunciado por corrupcion.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.