• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El actual ministro de Salud, Marcelo Queiroga, defendió ante la CPI una postura distinta a la de Bolsonaro, pero evitó irle de frente al exmilitar.

El actual ministro de Salud, Marcelo Queiroga, defendió ante la CPI una postura distinta a la de Bolsonaro, pero evitó irle de frente al exmilitar. | Foto: EFE

Publicado 7 mayo 2021


Blogs



El exministro de Salud, Nelson Teich, afirmó que la falta de autonomía de su cartera en el Gobierno motivó su salida.

La Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI) del Legislativo brasileño, encargada de analizar el papel del Gobierno de Jair Bolsonaro en la gestión de la pandemia de la Covid-19, prosigue este viernes sus trabajos al término de una semana en la que han comparecido antiguos y actuales funcionarios.

LEA TAMBIÉN: 

Bolsonaro reitera posición contra el confinamiento pese a críticas

El vicepresidente de la CPI, senador Randolfe Rodrigues, afirmó la víspera que los testimonios escuchados hasta ahora revelaron la existencia de un comando paralelo sin relación con la Salud, que agravó los efectos de la pandemia de la Covid-19 en Brasil.

El legislador comentó que este mando análogo entró en vigencia durante la gestión del general Eduardo Pazuello como ministro de Sanidad y terminó por empeorar la pandemia en el país.

Esta semana comparecieron en la CPI, la cual indaga sobre acciones, omisiones o negligencias del poder ejecutivo ante la epidemia, los exministros del sector Luiz Henrique Mandetta y Nelson Teich, el actual titular Marcelo Queiroga, y el 19 de mayo lo hará Pazuello.

Para el senador Rodrigues, la existencia de un equipo paralelo semejante colaboró con la salida de Mandetta y Teich de la cartera.

En su testimonio, este miércoles, el exministro de Salud Nelson Teich afirmó que decidió renunciar a la cartera tras desacuerdos con el presidente Jair Bolsonaro sobre el uso de cloroquina en el tratamiento contra la Covid-19.

Teich dijo al respecto: "Las razones de mi salida del Ministerio son públicas, básicamente se deben a la constatación de que no tendría la autonomía y el liderazgo que pensé eran indispensables para el ejercicio del cargo".

El extitular agregó que esa falta de autonomía "se hizo más evidente en relación con los desacuerdos con el Gobierno sobre la efectividad y el alcance del uso de la medicación con cloroquina para el tratamiento de la Covid-19".

Al testificar el jueves ante la CPI, el actual ministro de Salud, Marcelo Queiroga, defendió el uso de mascarillas y la vacunación masiva, contrario a lo que predica Bolsonaro, aunque también trató de evitar desacuerdos más directos con las posiciones del mandatario en otros temas. 

A juicio de Randolfe Rodrigues, con Queiroga hubo intentos de volver a la gestión adecuada de la salud, pero todavía bajo una fuerte resistencia impuesta por el Presidente brasileño.

El legislador remarcó que se percibe "una cosa en la cabeza del presidente (Bolsonaro) y otra en la de cualquier médico o técnico que vaya al Ministerio de Sanidad", dijo.

Para el senador Rogério Carvalho, la primera semana de audiencias de la CPI permitió tener una idea de la participación de Bolsonaro en la expansión de la pandemia.

Asimismo, denunció que el exmilitar defendió medicamentos sin eficacia, alentó a las multitudes, vetó el uso de mascarillas para protegerse del virus y no buscó vacunas para inmunizar a la población.

De acuerdo con el Consejo Nacional de Secretarios de Salud, Brasil registró durante la última jornada 2.550 muertes por Covid-19 y 73.380 contagios en un período de 24 horas.

Con el aumento, el número total oficial de víctimas de la enfermedad en el país asciende a 416.949 desde que comenzó el brote en marzo de 2020. Con ello, el país supera la marca de los 15.000.000 de contagiados, con 15.003.563 infectados. 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.