• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Estas elecciones se desarrollarán en un contexto adverso para el actual primer ministro, Justin Trudeau tras polémicas raciales y casos de corrupción.

Estas elecciones se desarrollarán en un contexto adverso para el actual primer ministro, Justin Trudeau tras polémicas raciales y casos de corrupción. | Foto: Reuters

Publicado 18 octubre 2019

Pese a la variedad de candidatos que existen para estos comicios, la gran disputa para formar gobierno está reservada para el partido liberal y conservador.

Este 21 de octubre, los canadienses están convocados a elegir a los 338 miembros del Parlamento en las elecciones federales. A menos de un mes de para la cita, se prevé un posible Gobierno de minorías encabezado por uno de los dos partidos tradicionales: Liberal o Conservador.

LEA TAMBIÉN:

¿Qué temas han centrado la campaña electoral en Canadá?

El medio web El Electoral reflejó la media de las encuestas aplicadas en Canadá hasta el 15 de septiembre y ubicó la intención de voto del Partido Conservador, encabezado por Andrew Scheer, en un 34,6 por ciento, seguido por el Partido Liberal del actual primer ministro, Justin Trudeau con un 34 por ciento.

Más abajo están el Nuevo Partido Demócrata de Jagmeet Singh con un 12,8 por ciento, el Verdes de Elizabeth May con 10 por ciento, el Bloque de Quebec, de Yves François Blanchet con un 4,4 por ciento y finalmente el Partido Popular de Maxime Bernier con 2,8 por ciento.

Pese a la variedad de candidatos que existen para estos comicios, la gran disputa para formar gobierno está reservada para el partido liberal y conservador. Si ninguno de los dos partidos alcanzase 170 asientos para alcanzar la mayoría simple, deberán hacer alianzas para gobernar.

Principales candidatos

Justin Trudeau

Estas elecciones se desarrollarán en un contexto adverso para el actual primer ministro Trudeau, pues se le cuestiona un presunto caso de corrupción en 2018, al igual que determinadas actitudes racistas al filtrarse a la prensa unas fotos en las que aparece con la cara pintada de negro y usando trajes árabes en 2001.

Esto ha socavado ante la opinión pública canadiense su imagen de sinceridad y su posición luchadora por la inclusión, la inmigración y el multiculturalismo.

El sociólogo Victor Armony expresó en entrevista a Radio Francia Internacional que existe la posibilidad de que no sea mayoría el electorado que apoye “el lugar en el mundo que Trudeau prometió y materializó con su política migratoria y exterior, así como cel pluralismo y la diversidad que marcaron su gestión”.

“Ese mensaje sigue siendo atractivo, por lo menos para aquellos que votaron liberal en la primera elección. Pero, por otra parte, existe el desencanto y el desgaste normal de una gestión y, también el escándalo por las faltas éticas que minaron la imagen de un primer ministro que hace todo bien, esa imagen de pureza e integridad que había encarnado Trudeau”, sostuvo Armony.

Andrew Scheer

Por otra parte, Scheer se verá beneficiado con todos aquellos que desistan de votar por Trudeau sin muchos esfuerzos creativos. Uno de las datos más llamativos del aspirante conservador es su doble nacionalidad (canadiense-estadounidense) que trascendió recientemente, y si bien esto no lo descalifica para las elecciones, era un dato que el candidato no había declarado.

Armony señaló en entrevista que si bien la derecha canadiense está más a la izquierda de la derecha estadounidense, el líder conservador se alinea con las tendencias populista del ejecutivo de Estados Unidos.

“Es un político que se opone a la inmigración y con posiciones en contra del aborto y ciertos valores sociales progresistas. Si Andrew Scheer le gana las elecciones a Trudeau y se convierte en el Primer ministro de Canadá, será la confirmación de una tendencia con sesgo populista que ya empezamos a ver en la provincia de Quebec, de Ontario y en el resto del este del país”, explicó el sociólogo.

Contexto político

Uno de los temas centrales de la actualidad política canadiense es el asunto migratorio, ante el interés de los conservadores de limitar el número de inmigrantes al país. Aunque una de las primeras acciones de Trudeau cuando llegó al poder fue aceptar a unos 40.000 refugiados sirios, su percepción sobre este tema ha cambiado en esta campaña.

Durante un debate televisado en francés, Trudeau, afirmó que si la provincia de Quebec "quiere aplicar un examen" para los inmigrantes que se quieren asentar en la provincia francófona, "está bien y es apropiado que lo haga".

Asimismo, el candidato por el Partido Popular, Maxime Bernier defiende ideas supremacistas y tiene como uno de sus ejes centrales reducir drásticamente la cantidad de inmigrantes y refugiados que llegan al país.

Bernier ha criticado lo que califica como multiculturalismo extremo de Canadá y el globalismo. Para él, ambos están destruyendo la esencia canadiense.

En una línea parecida, el grupo separatista Bloque Quebequés (BQ) defiende un programa identitario cuando aflora en Quebec el reclamo de una política de control de la inmigración.

Entre sus promesas electorales está la excepción de Quebec en la aplicación de la ley federal que desde 1988 promueve en el país el multiculturalismo, así como otorgarle facultades para decidir con libertad el número de inmigrantes que acepta cada año.

No son casuales los intentos de los partidos por contentar a Quebec, ya que esta provincia elige a 75 de los 338 diputados a la Cámara Baja del Parlamento, por lo que es la clave para definir quien formará gobierno. 

Con estos pronunciamientos y basados en el desarrollo de la campaña electoral, algunos expertos apuntan que la ola del populismo ha llegado a Canadá y que es no es ajena a la elección de Donald Trump en Estados Unidos con un programa populista y abiertamente en contra de la inmigración.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.