• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Luis Almagro mantiene una política injerencista contra Venezuela.

Luis Almagro mantiene una política injerencista contra Venezuela. | Foto: AFP

Publicado 14 septiembre 2017
teleSUR
Boletines
Recibe nuestros boletines de noticias directamente en tu bandeja de entrada

El Gobierno de Venezuela denunció el pasado martes ante el Consejo Permanente de la OEA que Almagro utiliza una "figura inexistente" para presentar a Venezuela como país violador de los derechos humanos.

 

La Organización de los Estados Americanos (OEA) definirá entre jueves y viernes si se le abrirá una investigación a Venezuela en la Corte Penal Internacional (CPI) por la supuesta violación del país sudamericano a los derechos humanos.

"Mañana jueves 14 a las 10H00 y el viernes 15 de septiembre de 2017 a las 9H00 horas se realizarán dos sesiones en la sede de la OEA a fin de analizar si la situación de Venezuela reúne los requisitos exigidos por el Artículo 53(1)(a)–(c) del Estatuto de Roma para abrir una investigación frente a la Corte Penal Internacional", dice el comunicado suministrado por el organismo.

>> Gobierno y oposición venezolana sostienen reunión en Dominicana

 

La persecusión de la OEA

Desde que Luis Almagro asumió en marzo de 2015 como secretario general de la OEA, sus dardos apuntaron a Venezuela; siguiendo la herencia de su predecesor, José Miguel Insulza.

Si bien la intencionalidad de los mensajes y acciones del abogado han ido creciendo conforme el tiempo, ya en sus primeros meses de gestión el país sudamericano se instaló en su discurso político y mediático.

En noviembre de 2015, Almagro dirigió una misiva a Nicolás Maduro pidiéndole detener "la violencia en curso en el país". Ya en enero de 2016 fue aún más hostil, al embarcarse en una gira internacional buscando apoyo para condenar la gobernabilidad del presidente venezolano.

 

 

En 2017, las gestiones de Almagro se enfocaron en concretar la aplicación de la Carta Democrática Interamericana a Venezuela. Durante marzo, abril, mayo y julio, el representante de la OEA buscó un sin fin de estrategias para lograrlo, sin éxito.

En mayo, 15 países de Caricom lo increparon por su actitud, mermando sus objetivos. Y en julio, recibió apenas 13 votos, distanciándose por una decena del piso que precisaba para aprobar una resolución favorable a sus intenciones. 

En dos años y medio de injerencia activa de Almagro, apoyada por la derecha opositora venezolana -respaldo no sólo reflejado en palabras sino también en las acciones que durante cuatro meses mantuvieron al país sumido en protestas violentas, dejando un saldo de más de 100 muertos- aún no hay humo blanco para la OEA de Almagro contra Venezuela.

 

Lo nuevo

Las sesiones para evaluar una posible investigación contra el país ante la Corte Penal Internacional podrían representar un nuevo traspié para el diplomático uruguayo. Antes del 30 de octubre se debería evaluar la información brindada, determinándose si existen los elementos suficientes para llevarla a cabo. Para ello, el panel evaluador tendrá en cuenta si:

A) La información de que dispone constituye fundamento razonable para creer que se ha cometido o se está cometiendo un crimen de la competencia de la Corte. 
B) La causa es o sería admisible de conformidad con el artículo 17.
C) Existen razones sustanciales para creer que, aun teniendo en cuenta la gravedad del crimen y los intereses de las víctimas, una investigación no redundaría en interés de la justicia", añade el documento.

 

 

Será el exfiscal jefe de la CPI, Luis Moreno Ocampo, quien estará a cargo de las audiencias que buscan "recolectar la información para eventualmente facilitar la posibilidad de que la Fiscalía de la CPI abra un examen preliminar de la situación en Venezuela", indica el document de la OEA.

Moreno Ocampo fue nombrado en julio, asesor especial en Temas de Crímenes de Lesa Humanidad por el secretario general de la OEA, Luis Almagro.

>> Venezuela acusa a Alto Comisionado de la ONU de servir a EE.UU.

 

Detrás del telón

El pasado martes, el canciller venezolano Jorge Arreaza, denunció ante el Consejo Permanente de la OEA que Almagro utiliza una "figura inexistente" para presentar al país como violador de los derechos humanos.

"El Sr. Luis Almagro, con su accionar selectivo, parcializado y politizado, extralimitándose una vez más en sus funciones como Secretario General de la OEA, convocó en la sede de la organización a unas denominadas audiencias públicas los días 14 y 15 de septiembre, como parte de una estrategia que pretende presentar a Venezuela como un país violador de Derechos Humanos, sirviéndose para ello de una figura jurídicamente inexistente: Asesor Especial del Secretario General de la OEA para Crímenes de Lesa Humanidad", señaló la República Bolivariana de Venezuela.

En efecto, los ardides no cesan. A las recientes sanciones económicas por parte de EE.UU., se suman los hechos del lunes 11 de septiembre, un día antes del Consejo Permanente en la OEA, durante el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas, instancia en la que el país sudamericano también fue atacado, a través de un informe que cuestionaba las materias en derechos humanos del gobierno de Nicolás Maduro. 

 

 

"Podrían haberse cometido crímenes contra la humanidad, lo que sólo puede confirmarse con una subsiguiente investigación criminal", señalaban los apuntes del jefe de derechos humanos de la ONU, Zeid Ra'ad al Husein.

Ante sus palabras, el canciller Jorge Arreaza, quien estuvo presente en representación del país, aseguró que "es claro el ejemplo del uso de los derechos humanos como arma política con fines de dominación (...) sin fundamento".

Pese a la masiva participación que congregó la Asamblea Nacional Constituyente el pasado 30 de julio, ejercicio constitucional que días antes Almagro había catalogado como una "elección viciada de nulidad", y tras las recientes primarias de la oposición, que se llevaron a cabo con absoluta normalidad el pasado domingo 10 de septiembre en el país y en vías de las elecciones regionales de octubre, la derecha venezolana insiste en apoyar y exigir acciones intervencionistas por parte de Estados Unidos, la OEA y la ONU, acusando "dictadura" mientras participa de un proceso democrático que, en consecuencia, deberá validar.

Durante este jueves y viernes se llevarán a cabo las primeras sesiones en vías de los objetivos de Almagro por investigar a Venezuela. Las próximas reuniones serán en septiembre y octubre, probablemente después de las elecciones regionales del país sudamericano, en las que participarán tanto los partidos de derecha e izquierda.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.