• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
 Enfrentamientos entre la policía y-chalecos amarillos han dejado en los 10 meses de protestas un saldo de cientos de personas heridas.

Enfrentamientos entre la policía y-chalecos amarillos han dejado en los 10 meses de protestas un saldo de cientos de personas heridas. | Foto: Prensa Latina

Publicado 28 septiembre 2019

En la jornada de este sábado ya se han reportado unas 64 personas detenidas por los enfrentamientos entre los manifestantes y las fuerzas policiales.

El movimiento de chalecos amarillos salió por 46° semana consecutiva a las calles de la capital francesa, París, para protestar contra el gobierno del presidente Emmanuel Macron, por mejoras sociales y contra la represión policial en varias de las principales ciudades de Francia, en una jornada en la cual se han reportado 64 detenidos.

LEA TAMBIÉN:

Deuda pública de Francia equivale a 99,5 % de su PIB

La manifestación, convocada con una amplia campaña en las redes sociales, también exige la renuncia de altos funcionarios del gobierno, pues como ya se ha hecho costumbre, los chalecos amarillos demandaron la renuncia del presidente Macron y del ministro del Interior Christophe Castaner.

El movimiento cívico con mayor tiempo manifestándose en forma continua en Europa en los últimos decenios, se presentó este sábado en las inmediaciones de la Plaza de la Bolsa, coreando la frase "Macron nos hace la guerra y la Policía también".

Entre sus más fuertes exigencias está el cese de la violencia policial, que acostumbra usar gases lacrimógenos, granadas aturdidoras y balas de goma, para dispersar las protestas, métodos que han dejado varios mutilados desde que iniciaran las movilizaciones.


Mientras el gobierno, por su parte, se defiende alegando que los uniformados defienden a sus propios agentes e intentan frenar los destrozo en lugares públicos, los ciertos es que cientos de personas, tanto protestantes como policías, han resultado heridas en 10 meses de movilizaciones a causa de la violencia mutua.

Otro de los aspectos que denunciaron los participantes de la manifestación de este sábado fue la inacción de su gobierno ante el problema del cambio climático. Asimismo, volvieron sobre una vieja demanda del movimiento, la pérdida del poder de compra de los ciudadanos comunes.

En las concentraciones, que iniciaron en en las plazas de la Bourse y Saint Pierre con un trayecto autorizado por la Prefectura, al que debían ceñirse, también se pronunciaron contra la reforma a la jubilación promovida por el Ejecutivo.

No obstante, los participantes también fueron convocados a reunirse en los alrededores de los Campos Elíseos, un lugar vetado para los Chalecos Amarillos desde hace meses luego de violentas escenas en jornadas pasadas que incluyeron destrozos en el sitio.

En las convocatorias a través de las redes sociales, las figuras públicas que encabezan el movimiento hablan de septiembre como el mes del "renacer", aunque las protestas de la semana pasada no tuvieron el nivel de convocatoria esperada por los líderes del movimiento.

No obstante, dicha manifestación logró despertar expectativas y preocupaciones del lado gubernamental, que se vieron reflejadas en el gran despliegue de uniformados para aplacar la movilización y los arrestos de más de un centenar de personas.

chalecos amarillos francia
El número de manifestantes que engrosan las filas de los Chalecos Amarillos han menguado de noviembre de 2018, cuando se iniciaran las protestas, respecto a este mes./ Fuente: Prensa Latina


El movimiento de los chalecos amarillos inició en noviembre de 2018, y en inicio pretendía revocar la subida del precio del combustible promovida por el gobierno de Macron, pero luego de solucionarse ese tema, el grupo continuó manifestándose contra otras políticas gubernamentales.

No obstante el movimiento ha perdido fuerza con el paso del tiempo, desde reunir a cientos de miles de manifestantes al principio de este año hasta disminuir a unos pocos miles de personas en  las últimas semanas.

Los meses de manifestaciones no solo han desgastado a los manifestantes a favor de este movimiento, sino también a las fuerzas del orden público al punto de que, según el diario Le Parisien, varios sindicatos policiales invitaron a una marcha el 2 de octubre argumentando estar afectados física y psicológicamente por los continuos enfrentamientos.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.