12 marzo 2018
Cuba: lucha, resiste y sueña

El avión de jet blue se preparaba para aterrizar. La voz de la azafata anunciaba el destino final del vuelo: La Habana. Aplausos y gritos de alegría en inglés y español anunciaban las tan ansiadas vacaciones para unos y la posibilidad de llegar a la tierra de Fidel y el Che, para otros.

Cuba: lucha, resiste y sueña

Es mi tercer viaje a la isla, aunque siempre Cuba atraviesa desafíos y amenazas; este momento está marcado por un hito histórico: son las primeras elecciones sin el líder de la revolución, Fidel Castro, y en un marco de nuevas amenazas de Estados Unidos que hace retroceder los avances obtenidos durante la presidencia de Barack Obama.  En estos dos primeros años del gobierno de Donald Trump, hay intentos de reducir al máximo la comunicación entre los dos países.

Con la excusa de supuestos ataques acústicos a diplomáticos norteamericanos en la embajada de la Habana, el gobierno de Trump retiró parte de sus funcionarios y en un supuesto ejercicio de “reciprocidad”, tuvieron el mismo comportamiento con los funcionarios cubanos en  Washington DC.  Como consecuencia inmediata de esta decisión, se redujeron a su  mínima expresión la emisión de visas; por ende los ciudadanos cubanos que quieren viajar al país del norte tienen que hacerlo a través de países terceros.  A pesar de estas continuas barreras, el pueblo cubano sigue aferrado a los principios básicos de la revolución y esto quedó  evidenciado en la masiva presencia del pueblo en los  sufragios del 11 de marzo,  y seguramente existirá el mismo fervor el 22 de abril cuando se  elegirá al nuevo presidente, quien reemplazará al histórico líder Raúl Castro Ruz.

En mi estadía en el país caribeño, tuve la posibilidad de explorar la realidad de diversas instituciones, entre ellas, la Federación Democrática Internacional de Mujeres, FDIM,  cuya Coordinadora Alicia Campos Pérez se refirió a las funciones no solo de esta organización sino de la Federación de Mujeres Cubanas, institución base, compuesta por 4.3 millones de afiliadas.  Fundada en 1961 y dirigida hasta su muerte por Vilma Espín, se concentra en temas de salud, educación y sobre todo prevención.  Es que el gobierno cubano destina el 67 por ciento del presupuesto nacional a estas areas, ayudando a combatir problemáticas sociales y psicológicas, así como enfermedades que en países capitalistas causan estragos y que en Cuba son reducidas por medio de la prevención a través de la red compuesta por brigadistas sanitarias, trabajadoras sociales y voluntarias.

Las mujeres  ocupan el 48,86 por ciento del Parlamento, lo que las ubica en el segundo país del hemisferio americano, solo superado por Bolivia.  Desde el principio de la revolución pelearon junto a los hombres por mejorar la vida de su pueblo. Vilma Espín, Celia Sánchez, Melba Hernández, Haydee Santamaría, representan a miles que siguen sus luchas todos los días a pesar de tantas dificultades.  Las mujeres además participan en todos los sectores  de la vida del país, ( 48% investigación científica, 78,5% en salud, 66,8% en tecnología )pero así como tienen obligaciones también tienen derechos; uno de los más importantes es que acceden a la misma retribución salarial que los hombres, así como también reciben 14 meses de licencia por maternidad paga y asistencia médica controlada.  Todos estos logros se pudieron establecer gracias a la revolución, que pone al ser humano en el centro y lo convierte en un sujeto con derechos y dignidad.

Estos fueron y son los lineamientos básicos del socialismo cubano, por el cual miles dieron sus vidas, entre ellos el Che Guevara, quien decidió el curso de la revolución en la batalla de Santa Clara, donde el guerrillero derrotó a los militares batistianos. Aunque el Che es admirado y reconocido en toda Cuba, el pueblo de Santa Clara le rinde tributo especial; el mismo es expresado no solo en calles, sino en el parque y mausoleo creado en 1997 cuando sus restos fueron traídos desde Bolivia.  Más de 2000 visitantes por día, provenientes de diversos países del mundo, acuden a rendir homenaje a alguien que decidió ofrendar su vida en defensa de los desposeídos. Ya lo dice la canción:  "todo Santa Clara se despierta para verte’’.  Y sí, los cubanos permanecen despiertos y de pie  para defender los principios que dieron origen a la primera revolución triunfante en Latinoamérica.  En épocas de neoliberalismo, con sus cantos de sirena y despojos de derechos, Cuba sigue siendo el faro que guía a los hombres dignos de la tierra.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección


Perfil del Bloguero
Periodista y Psicóloga argentina residente en Nueva York. Investigadora de temas migratorios y de género. Realizadora de exposiciones artísticas sobre fenómenos migratorios, identidad y cultura.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.