Mostrar:
Autores:
Buscar:

Itzamná Ollantay
Itzamná Ollantay

Nómada quechua. Hijo de la Pachamama. Activista y defensor reflexivo de los derechos humanos y de la Madre Tierra. Abogado, teólogo y antropólogo de formación en la ciencia occidental.

64 Notas publicadas

Notas recientes

Desde 1994, la comunidad internacional conmemora cada 9 de agosto como el Día Internacional de los Pueblos Indígenas mediante diversas actividades públicas para sensibilizar y visibilizar los derechos humanos jurídicamente reconocidos a los pueblos.

Aunque la teoría de la disrupción nació y se utilizó en el área administrativo, con el tiempo la sociología contemporánea también recurrió a esta teoría para intentar explicar las dinámicas de los actuales movimientos sociales.

Al igual que otras decenas de millones de latinoamericanos, yo nací en una vivienda familiar de mis padres, asistido por una mujer sabia con amplios conocimientos sobre obstetricia.

Uno de los principales mecanismos de dominación planetaria son las empresas ruines mal llamadas medios corporativos de comunicación.

Las y los indigenistas (sean activistas o académicos), regularmente suelen asumir a las y los indígenas como víctimas y/o vencidos por los poderes hegemónicos. De allí proviene, en buena medida, su filantropismo “étnico”.

Para el próximo 20 de octubre están convocadas las elecciones generales en las que cerca de 7 millones de bolivianos elegirán en las urnas al Presidente y Vicepresidente del Estado Plurinacional para el período 2020-2025. Además elegirán también 166 legisladores plurinacionales (130 diputados y 36 senadores).

En países multiculturales como Guatemala, México, Bolivia, u otros., los tradicionales medios de comunicación” fueron y son una de las herramientas de dominación más potentes para la “normalización” del racismo, la “folclorización” del indígena como souvenirs, y la “anulación” del aborigen como un sujeto con logos propios.

El gobierno norteamericano, en su intento de contener en Honduras el “avance de los vientos anti imperialistas del Sur” empujó a la irreflexiva oligarquía y al Ejército hondureño al abismo letal del cual aún no logran salir.

El TSE y los grupos de poder del país hacen el teatro del “reconteo de votos” no porque hayan experimentado una metanonía democrática, sino
porque, ahora, “temen” la constatada sublevación democrática indocampesina en las urnas (que cobra una incipiente aceptación urbana).

Luis Guillermo Solís, ex Presidente de Costa Rica, jefe de la Misión de Observación Electoral de la Organización de Estado Americanos (OEA) para las elecciones generales recientes en Guatemala, intentó parar en seco y ridiculizar la denuncia de fraude electoral hecha por indígenas y campesinos. “No hubo fraude electoral”, respondió Solís.