Mostrar:
Autores:
Buscar:

Itzamná Ollantay
Itzamná Ollantay

Nómada quechua. Hijo de la Pachamama. Activista y defensor reflexivo de los derechos humanos y de la Madre Tierra. Abogado, teólogo y antropólogo de formación en la ciencia occidental.

37 Notas publicadas

Notas recientes

La oscuridad es radiante. Y el silencio, estridente. No cuentan tampoco con ninguna señal de telefonía o de internet. 

Bolivia, es el único país, después de Venezuela, cuya Constitución Política dispone la figura de la revocatoria de mandato para todas las autoridades de elección popular. 

“En Bolivia, yo soy el que pide audiencia a los movimientos sociales”

Todas las civilizaciones y culturas buscaron respuestas a las grandes preguntas existenciales que inquietan al ser humano. Así como la inquietud sobre el origen del mundo y de la humanidad, también la pregunta sobre la muerte, fue y es una constante en la vida.
No existe otro país en la región donde el ensañamiento norteamericano contra los pueblos indígenas haya sido, y sea, tan letal y brutal, como en Guatemala.
Honduras, país con un poco más de 112 mil Km2, ocupado por tres bases militares norteamericanos, con una población de más de 9 millones de habitantes, de los cuales, cerca del 70% se encuentran en situación de pobreza, capta nuevamente la atención internacional. Esta vez, por el
dramático éxodo humano, cuyas imágenes crudas ahogan en lágrimas hasta a los ángeles del cielo.
¿Qué hará el gobierno norteamericano, ahora? ¿Dará golpe de Estado a sus gobiernos cómplices y corruptos que no supieron frenar a la gente que huye de la hambruna que se generaliza en la región?
El pasado domingo, 14 de octubre, Oscar Arnulfo Romero Galdámez, Arzobispo de El Salvador, asesinado a tiros, en 1980, mientras presidía la Eucaristía en una capilla, fue declarado Santo por el Papa Francisco I.
El holocausto implicó, no sólo la aniquilación física de decenas de millones de indígenas, sino también el despojo de la condición humana del ser indígena. 

El 15 de septiembre de 1821, las provincias de Costa Rica, Nicaragua, El Salvador, Guatemala y Chiapas, firmaron el Acta de Independencia con
relación a la Corona española. Desde entonces, estas nuevas repúblicas, con excepción de Chiapas, que pasó a formar parte de México, celebran ya casi dos siglos de fiestas patrias, sin mayor independencia significativa.