Mostrar:
Autores:
Buscar:

Ilka Oliva Corado
Ilka Oliva Corado

Escritora y poetisa. Ilka Oliva Corado nació en Comapa, Jutiapa, Guatemala, el 8 de agosto de 1979. Se graduó de maestra de Educación Física para luego dedicarse al arbitraje profesional de fútbol. Hizo estudios de psicología en la Universidad de San Carlos de Guatemala, carrera interrumpida por su decisión de emigrar a Estados Unidos en 2003, travesía que realizó como indocumentada cruzando el desierto de Sonora en el estado de Arizona. Es autora de cuatro libros.

100 Notas publicadas

Notas recientes
La pereza nos convierte en objetos maniobrables que repiten lo que otros quieren que memoricen sin atreverse siquiera a dudar y a cuestionarse
Correa hizo su trabajo y extraordinariamente, la reconstrucción de Ecuador lleva su nombre: les dio voz, recursos, fortaleció la semilla, abonó la tierra, ahora es el tiempo en que el pueblo ecuatoriano demuestre si la semilla germinó y si dará frutos.
En México han existido milenariamente pueblos que se resisten al abuso y al olvido, y siguen en pie luchando por sus derechos y sus tierras.
El R, me había dicho que un día yo iba a conocer al Che y que no iba a poder escapar, porque ese día estaba en mi camino.
Las tragedias en Guatemala tienen nombre propio: sociedad mediocre. La mediocridad de la sociedad es el núcleo celular que permite la violencia gubernamental y sistemática hacia los últimos de las clases sociales.
Para junio de 2014, Obama anunció una crisis migratoria en la frontera sur, esa crisis dijo que  era la alarmante migración masiva de niños  y adolescentes que viajaban  solos sin compañía de un adulto, algo a lo que él llamó: no acompañados.
Estos migrantes que se vieron obligados a salir de sus países de origen, son los niños que viven en los basureros, los que limpian vidrios en los semáforos, los que cargan bultos en los mercados, los que huelen pegamento. Los que en cuadrillas cortan café, tapiscan verduras y frutas. Los que dejan los pulmones en los cañales quemados. Los que pican piedra. Son las niñas mancilladas en los burdeles y casas de citas, eso si logran escapar con vida. 
Un sistema de justicia corroído da paso libre a corruptos y genocidas que bajo el amparo de la impunidad, caminan libres por las calles de la Guatemala ensangrentada que contra todo pronóstico se resiste a olvidar la memoria de sus mártires. 
La resistencia es Venezuela es de un intelecto propio de los pueblos inhóspitos y de los arrabales, el llano de vistió de fiesta y salió a votar, el arrabal  se unió a la gran fiesta popular para festejar los logros de la Revolución Chavista. 
La revolución cultural es monumental y comienza con trabajo de hormiga.