Nueva guerra mediática en Ucrania: Llamar “terroristas” a anti fascistas

Nada en medios de comunicación como en política, es casual. La utilización de adjetivos con fines de guerra y propagandísticos pueden ser utilizados en detrimento abierto de quien se opone a la agenda de la burguesía.

Nueva guerra mediática en Ucrania: Llamar “terroristas” a anti fascistas

De modo que una vez instalada la junta fascista que asaltó el poder en Ucrania, los agencias de prensa internacionales con sede en Washington, Londres y Bruselas, han comenzado atacar a los opositores al Gobierno ucraniano, actualmente representado por Petro Poroshenko -quien se declara abiertamente partidario de Estados Unidos y la Unión Euopea-, llamándolos “separatistas pro rusos” y hasta “terroristas”.

Prueba de ello es la información vertida luego que los comandos anti fascistas derribaran el 30 de mayo un helicóptero ucraniano en Slaviansk y provocaron la muerte de 12 militares, incluido un General el Ministro del interior ucraniano, Alexander Turchinov dijo que los rebeldes utilizaron un misil portátil ruso para derribar la aeronave y detalló que el General Volodimir Kulchytski fue uno de los hombres que falleció.

Sobre este hecho, las agencias recogieron las palabras textuales de Turchinov donde y las lanzaron al mundo como una verdad
“Estoy convencido de que nuestras Fuerzas Armadas (…) llevarán hasta el final la limpieza de los terroristas y que los criminales que financia Rusia serán eliminados y se sentarán en el banquillo de los acusados”.

De por sí llamar “pro rusos” a los trabajadores y pueblo ucraniano que resiste al fascismo es un equívoco fatal. Por semanas se ha insistido por parte de periodistas y pueblo ucraniano que buena parte de quienes resisten a la junta militar sólo buscan amparo en el Gobierno de Rusia, negando que haya quienes peleen por la soberanía del Ucrania.


Slaviansk se ha convertido en el centro de los choques entre insurgentes pro rusos y tropas del Gobierno. La ciudad, localizada a 160 kilómetros al oeste de la frontera con Rusia, ha sido blanco de fuego de artillería, lo que ha obligado a sus residentes a abandonar la zona.

Se trata de una de las peores jornadas para el Ejército ucraniano desde el inicio de las operaciones contra los insurgentes del este. El 22 de mayo otros 17 militares murieron en el este del país en el marco de lo que las agencias internacionales denominaron “operación antiterrorista”.

El ataque de este jueves también se da días después que el Ejército ucraniano, usando cazas y helicópteros, bombardeó el aeropuerto de la ciudad de Donetsk, tomado por pro rusos.
Al menos 40 personas murieron en el ataque, aunque algunos rebeldes sostienen que la cifra de fallecidos fue de hasta 200 personas.

Al mismo tiempo, las agencias se han dedicado a recoger las versiones de Petro Poroshenko, insistiendo en la conveniencia de una alianza con Europea y Estados Unidos para proteger al país.
“Como Presidente, me comprometeré en la búsqueda de esa alianza e iniciaré las discusiones inmediatamente”, anunció.

La OTAN ya ha desplegado algunas fuerzas para ejercicios militares en la región cercana a Ucrania, en parte porque los miembros del tratado atlántico sostienen que tropas rusas están apostadas en la frontera y, además, porque varios otros países del Este de Europa, como Polonia y Letonia, han demandado mayor seguridad ante el temor de que el fervor separatista se expanda.

¿Qué pasa en Ucrania?

La guerra civil en Ucrania estalló en noviembre cuando el ex presidente del país, Viktor Yanukovich, se negó a firmar un pacto de adhesión a la Unión Europea en alianza comercial con Estados Unidos, a cambio de un rescate financiero por parte de Rusia.
Enseguida, las maniobras políticas y armadas de la UE , EEUU y la OTAN dieron creación al movimiento del Maidán, nombre dado a la Plaza de Independencia de Kiev, logrando que en febrero, Yanukovich dejara el poder.

Sin embargo, las protestas a favor de la Unión Europea sólo ocurrieron al occidente del país, mientras en oriente, la mayoría de la población fue simpatizante a Rusia.

Esto obligó la insurrección en la península de Crimea -históricamente perteneciente a Rusia-, la cual votó por encima del 90 por ciento un referendo para anexarse a la Federación Rusa.
Actualmente, otras ciudades como Donetsk y Lugansk, siguen el ejemplo de Crimea y ya se han autodenominado parte de la “República Autónoma de Donetsk”, solicitando su adhesión a Rusia. Es en estas regiones donde se llevan a cabo los combates entre la junta fascista de Kiev y la resistencia anti fascista.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitadas en esta sección


Perfil del Bloguero
Periodista, escritor y bloguero mexicano. Especializado en periodismo narrativo sobre contracultura, terrorismo mediático, movimientos sociales e insurgentes. Analista político sobre el polo comunista internacional y de países no alineados.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.