• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Sindicatos y sectores de oposición rechazan la reforma de jubilaciones por ser un instrumento que incrementaría la desigualdad social.

Sindicatos y sectores de oposición rechazan la reforma de jubilaciones por ser un instrumento que incrementaría la desigualdad social. | Foto: EFE

Publicado 22 octubre 2019

Los senadores de la oposición brasileña denunciaron que la reforma elimina los derechos de los trabajadores. 

El presidente del Senado brasileño, Davi Alcolumbre, anunció este martes la aprobación de la polémica reforma del sistema de pensiones con 60 votos a favor, 19 en contra y ninguna abstención. El proyecto fue elaborado por el ministro de Economía, Paulo Guedes, y fue impulsado por el presidente Jair Bolsonaro.

LEA TAMBIÉN:
La creciente desigualdad en Brasil sirve al rentismo organizado por políticas neoliberales

La reforma fue aprobada en dos turnos en la Cámara de Diputados y en otros dos turnos en el Senado. Se espera que la próxima semana sea promulgada en el Congreso Nacional. Además del texto base, los congresistas deberán definir sobre cuatro enmiendas, propuestas por la oposición.

Los senadores de la oposición denunciaron que la reforma elimina los derechos de los trabajadores, mientras que los aliados del Gobierno aseguraron que esta servirá para atajar el déficit público y garantizar la viabilidad de las pensiones.

Asimismo, sindicatos y sectores de izquierda hizo rechazan la reforma y consideran que aumentará la desigualdad social, en un país que ya está entre los 15 más desiguales del mundo.

La fuerte oposición a la reforma de jubilaciones hizo que el Gobierno de Bolsonaro descartara la idea de incluir el sistema de capitalización individual, que consiste en que los contribuyentes se financian su propia jubilación con aportes en entidades privadas. 

Puntos polémicos de la reforma de jubilaciones

- La reforma establece una edad mínima de jubilación (65 años para los hombres y 62 para las mujeres) y un tiempo mínimo de contribución (15 años para las mujeres y 20 para los hombres) para alcanzar la pensión parcial. De esta forma, el Estado prevé un ahorro de 800.000 millones de reales (casi 200.000 millones de dólares) en los próximos 10 años. En cambio, para los funcionarios públicos el tiempo mínimo será de 25 años. 

- La edad mínima de jubilación para los profesores, trabajadores rurales y algunas de las categorías dentro de la policía será de entre 55 y 60 años.

- La reforma excluye los regímenes de jubilaciones de Estados y municipios. Los parlamentarios están tramitando una legislación propia.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.