• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El 2021 se considera el peor año de la década para el bioma en términos de devastación ambiental.

El 2021 se considera el peor año de la década para el bioma en términos de devastación ambiental. | Foto: @AndreteleSUR

Publicado 19 enero 2022 (Hace 7 horas 13 minutos)



Blogs


El Gobierno de Jair Bolsonaro ha debilitado las políticas de fiscalización ambiental desde que asumió el cargo en 2019, dijo el MAB. 

En Brasil de enero a diciembre de 2021, la pérdida de vegetación nativa en la selva amazónica representó un 10.300 kilómetros cuadrados, según informó el Instituto del Hombre y el Medio Ambiente de la Amazonía (Imazon) de Brasil.  

LEA TAMBIÉN: 

Alertan por récord de familias brasileñas endeudadas en 2021

Este dato equivale a casi toda la ciudad de Manaus, y se considera el peor año de la década para el bioma (grupo de ecosistemas), en términos de devastación ambiental, según una encuesta de ese organismo brasileño.

La investigación, basada en imágenes de satélite constató que la deforestación ascendió en un 29 por ciento respecto a la reportada en 2020, en donde esta extensión boscosa ya había perdido la mayor superficie desde el 2012: unos 8.000 kilómetros cuadrados de destrucción.

El secretario ejecutivo del Observatorio del Clima, Márcio Astrini, quien forma parte de Imazon refirió que “los datos confirman lo que estamos observando en el país desde que Jair Bolsonaro fue elegido presidente”.

 “Es un Gobierno que fomenta el crimen ambiental, que se ha declarado enemigo del medio ambiente, y es responsable de absolutamente todas estas cifras”, indicó Astrini.

Según el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (Inpe), de agosto de 2020 a julio de 2021,  el bioma perdió 13.200 kilómetros cuadrados de vegetación, la mayor superficie desde 2006.

El ente gubernamental señaló que entre las consecuencias están “el cambio en las precipitaciones, la pérdida de la biodiversidad, la amenaza a la supervivencia de los pueblos y comunidades tradicionales y la intensificación del calentamiento global”, escribió en un informe.

Por otra parte, el Movimiento de Afectados por Represas  de Brasil (MAB) valoró que el Gobierno de Jair Bolsonaro ha debilitado las políticas y equipos de fiscalización ambiental desde que asumió el cargo en enero de 2019.

Asimismo el colectivo militante denunció que el jefe de Estado brasileño incentivó las redes criminales que trabajan en la deforestación, utilizando prácticas violentas contra los defensores de los bosques.

De acuerdo al especialista en monitoreo de la deforestación del Inpe, Juan Doblas, la pérdida de territorio amazónico ha tenido también como fundamento “una legislación que flexibiliza la regularización de grandes áreas ocupadas ilegalmente y deforestadas. Favorece y facilita la regularización de grandes superficies. Por otro lado, tenemos el desmantelamiento de los órganos de inspección, tanto estatales como federales”.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.