• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
 Analistas aseguran que la presidenta de facto pudo haber negociado un acuerdo con Carlos Mesa, para que no se le sancione por los crímenes de lesa humanidad. 

 Analistas aseguran que la presidenta de facto pudo haber negociado un acuerdo con Carlos Mesa, para que no se le sancione por los crímenes de lesa humanidad.  | Foto: luchoxbolivia.org

Publicado 19 septiembre 2020


Blogs



"El temor de los bolivianos es el fraude electoral, tenemos la esperanza en los veedores y prensa internacional", dijo el analista. 

El analista político boliviano, Gabriel Villalba Pérez, afirmó este viernes que la renuncia de la presidenta de facto, Jeanine Áñez, a presentarse a las elecciones posee varios trasfondos políticos, entre ellos el de impedir el triunfo electoral del Movimiento al Socialismo, MAS, durante las próximas elecciones presidenciales del 18 de octubre.

LEA TAMBIÉN: 

Presidenta de facto boliviana destituye a procurador del Estado

En el programa Enclave Política, el analista coincidió con otros puntos de vista de expertos en política que afirman que Jeanine Áñez habría negociado con el expresidente Carlos Mesa un "eventual acuerdo oscuro" al hecho de apartarse de la candidatura a elecciones, "dejándole el camino libre a Luis Fernando Camacho y a Mesa, para negociar que no se le sancione por los crímenes de lesa humanidad", expresó el analista. 

Igualmente, hizo referencia a que ese eventual acuerdo también incluiría la impunidad por todo el daño económico lesivo causado al Estado por el Gobierno de facto.

"Ahora que el partido de Jeanine Añez no está en campaña electoral, se va a dedicar estrictamente al manejo de los aparatos coercitivos y todas las instituciones cooptadas por ella en favor de Camacho con los recursos del Estado", comentó Villalba


El analista recordó que durante el Gobierno de facto se cometieron varios crímenes de lesa humanidad como el ataque a la Defensoría del Pueblo por grupos paramilitares, y la masacre de Sacaba y Zenkata, las cuales han sido denunciadas en instancias internacionales como la Corte Interamericana de Derechos Humanos, CIDH. 

"Lo que estamos viviendo en Bolivia es un Estado de no derecho y el descontento de la gente ante los atropellos de un gobierno totalitario que hace un uso abusivo de la fuerza del Ejército y la Policía", puntualizó Villalba Pérez. 

Ante la posibilidad de que esos hechos queden impunes, el analista comentó que toda la institucionalidad boliviana ha sido cooptada por el régimen de facto, desde los órganos Judicial, Electoral, hasta el Ejecutivo, quedando solo el Legislativo con alguna libertad, por lo que la única alternativa es que esos hechos sean juzgados desde instancias internacionales. 

Previsiones electorales 

Con relación a lo que podría suceder en Bolivia de cara a las elecciones presidenciales, el analista previó dos escenarios posibles.  "El primero que se realice un megafraude en las elecciones previstas para el 18 de octubre", dijo.

En tal sentido, explicó que el Tribunal Supremo Electoral ha propiciado la participación de los llamados técnicos electorales para el asesoramiento del Padrón electoral en Bolivia y además cuentan con el asesoramiento técnico electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA), cuyo último informe preliminar causó la crisis institucional y golpe militar en el país.

"El temor de los bolivianos es el fraude electoral, tenemos la esperanza en los veedores y prensa internacional que no sean de la OEA. Necesitamos más veedores internacionales", expresó.

El otro escenario al que hizo referencia el analista es que ocurra una segunda vuelta. "La renuncia de Jeanine Áñez ha dejado a una serpiente neoliberal únicamente de dos cabezas: por el bloque oriental tienes a Luis Fernando Camacho, y por el bloque occidental a Carlos Mesa. Estas dos vertientes del bloque neoliberal golpista se van a disputar  hacerle frente al bloque popular del Movimiento al Socialismo, MAS", comentó. 

Asimismo, refirió que el MAS ha sido bastante pragmático en su propuesta electoral, al defender la recuperación económica, en contraposición al esquema de las coaliciones o megacoaliciones democráticas que defienden el modelo neoliberal del capital. 

"A cuatro  semanas de las elecciones en Bolivia han recibido directrices de la embajada de EE,.UU de que el  MAS  no gane las elecciones en una primera vuelta pese a que las encuestas lo dan como favorito", dijo Villalba Pérez. 

Binomio Arce-Choquehuanca 

Al valorar en profundidad la propuesta del binomio favorito a ganar los comicios, el analista político dijo que "Luis Arce refleja no más esa preocupación por toda ese reducto urbano y ese reducto clase media que ha sido generado por el propio MAS", expresó. 

En tal sentido, argumentó que muchos bolivianos salieron de la pobreza o de la extrema pobreza, engrosaron la clase media y también migraron del campo a la sociedad y desarrollaron su vida, producto de un Gobierno exitoso económicamente por 14 años, encabezado por Evo Morales. 

Con respecto al expresidente dijo que su accionar "está presente en las bases, en las juventudes, en el movimiento campesino, en las organizaciones sociales trabajando por el regreso de la esperanza", valoró. 

Por tal motivo, el hecho de que esté  David Choquehuanca en el binomio "es abrazar el voto duro del MAS que es precisamente rural, que es del movimiento sociales, campesinos", dijo.

Además, destacó que la simbiosis Arce- Choquehuanca refleja la mutación del sujeto histórico y político en Bolivia, es decir "el indígena originario y campesino que no se queda inmutable en el tiempo, ha evolucionado, ha mutado en un sujeto urbano, con sus lógicas comunitarias, con una suerte de ascenso social que ellos han generado con su propia economía", concluyó.  


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.