• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
"Jerusalén seguirá siendo la capital palestina independientemente de cualquier acción por parte de Israel", aseveró Mahmud Abbás.

"Jerusalén seguirá siendo la capital palestina independientemente de cualquier acción por parte de Israel", aseveró Mahmud Abbás. | Foto: Reuters

Publicado 26 septiembre 2019

El presidente de Palestina intervino en la tercera jornada del debate de la 74° Asamblea General de las Naciones Unidas y denunció el apoyo de Estados Unidos a las violaciones de derechos humanos que ejecuta Israel en las tierras ocupadas. 

El presidente palestino Mahmud Abbás denunció ante la 74° Asamblea General de las Naciones Unidas, las violaciones de derechos humanos ejecutadas por Israel en los territorios ocupados. 

LEA TAMBIÉN: 

Fuerzas israelíes detienen a cinco menores en Cisjordania

El mandatario expresó el interés de Palestina de resolver el conflicto con Israel por vías pacíficas, no obstante, advirtió que si el primer ministro Benjamín Netanyahu cumple su amenaza de anexionarse los territorios palestinos todos los acuerdos políticos se terminarán. 

Abbás instó a los países miembro de las Naciones Unidas a apoyar una solución al conflicto basado en el respeto de la soberanía de los dos Estados. 

"Díganme una sola razón por la que Palestina no merezca ser un miembro de pleno derecho de la ONU", sentenció el líder palestino ante el pleno en la tercera jornada de la 74° Asamblea General de la ONU. 

Aseguró que su Gobierno sigue luchando por "conseguir una paz justa y amplia" pese a las agresiones de Israel que son respaldadas por Estados Unidos. 

En este sentido, Abbás denunció que con el apoyo recibido por la Administración de Donald Trump, Israel se ha "envalentonado" y ha desconocido todos los acuerdos previamente alcanzados para la solución del conflicto. 

Enumeró las constante violaciones de derechos humanos a las que son sometidos los palestinos por las fuerzas de ocupación israelí: destrucción de viviendas, persecución, confiscación de ingresos nacionales, legislaciones racistas y otras. 

El presidente palestino criticó que aún en el mundo se permita la existencia de un régimen represivo, como el apartheid aplicado en Sudáfrica, contra su nación. 

"Jerusalén seguirá siendo la capital palestina independientemente de cualquier acción por parte de Israel", aseveró Abbás, y recalcó que su nación seguirá defendiendo sus territorios. 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.