• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Bruselas no es la sede de la Eurocámara, pero acogerá su venidera sesión de trabajo debido al peligro de contagio de coronavirus en Estrasburgo.

Bruselas no es la sede de la Eurocámara, pero acogerá su venidera sesión de trabajo debido al peligro de contagio de coronavirus en Estrasburgo. | Foto: Reuters

Publicado 8 septiembre 2020


Blogs



La decisión se debió a la clasificación del departamento francés del Bajo Rin, como zona roja de seguridad sanitaria.

El Parlamento Europeo decidió este martes trasladar su sesión de trabajo prevista para la próxima semana, debido al alto riesgo sanitario vinculado con la Covid-19.

LEA TAMBIÉN: 

Reino Unido fija fecha para lograr pacto comercial con la UE

El encuentro se celebrará en Bruselas (capital de Bélgica) y no en Estrasburgo (ciudad al noreste de Francia), como se había concebido inicialmente, indicó en un comunicado el presidente del Parlamento, David Sassoli, quien precisó que la decisión de "las autoridades francesas de clasificar el conjunto del Departamento del Bajo Rin en la zona roja (de seguridad sanitaria) nos obliga a reconsiderar el desplazamiento" a la segunda ciudad.

El pleno previsto del 14 al 17 de septiembre incluirá votar sobre el aumento del techo del presupuesto para financiar las ayudas del Fondo de Recuperación pospandemia de la Unión Europea (UE), entre otros temas. Además, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, pronunciará su discurso del estado de la UE.

La sesión prevista para Estrasburgo iba a ser la primera sesión del Parlamento Europeo en esa ciudad desde el inicio de la pandemia y las medidas restrictivas implementadas en toda la UE a partir de marzo pasado. La anterior reunión realizada allí fue a inicios de febrero.

Según los tratados europeos, el Parlamento Europeo tiene su sede en esa urbe francesa, donde se celebran doce sesiones plenarias de tres días y medio al año, pero el resto del tiempo los eurodiputados trabajan en Bruselas.

Los partidarios de una sede única en la capital belga denuncian de modo periódico el costo económico y ecológico de esta movilización de unas 2.500 personas, y el hecho de que el inmenso complejo de Estrasburgo se utilice únicamente cuatro días al mes.

Desde el inicio de la pandemia, en marzo, las sesiones se han realizado principalmente por videoconferencia, con una presencia reducida de diputados y sus equipos.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.