• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El movimiento de protestas populares se ha extendido durante tres meses por todo Myanmar y ahora alcanza la formación de una milicia en resistencia.

El movimiento de protestas populares se ha extendido durante tres meses por todo Myanmar y ahora alcanza la formación de una milicia en resistencia. | Foto: EFE

Publicado 10 mayo 2021


Blogs



La depuesta lideresa Aung San Suu Kyi fue detenida y acusada de diversos delitos tras el golpe de Estado de febrero.

Un tribunal en Myanmar que juzga a la depuesta líder Aung Suu Kyi celebrará una sesión presencial en su residencia oficial el próximo 24 de mayo de acuerdo a declaraciones hechas públicas este lunes Khin Maung Zaw, uno de los abogados de la lideresa birmana.

LEA TAMBIÉN: 

Myanmar suma tres meses de protestas contra junta militar

Un juez señaló que el Tribunal Supremo ha indicado que las comparecencias no pueden celebrarse por videoconferencia como venía haciéndose hasta ahora.

Por lo cual la vista se celebrará en un tribunal especial que se prepara cerca de la residencia oficial de Suu Kyi en la capital Naipyidó.

Suu Kyi se encuentra en arresto domiciliario desde que los militares tomaron el poder en febrero pasado. Junta a ella comparecerán ese mismo día el presidente depuesto Win Myint, y el expresidente del Consejo de Naipyidó Myo Aung, también detenidos.

De acuerdo a Maun Zaw, los tres aparecieron en buen estado de salud en la videoconferencia y Suu Kyi volvió a pedir una reunión con sus abogados, lo que no ha podido hacer desde que fue detenida.

Los policías presentes en la sala indicaron que aún no han recibido instrucciones de sus superiores, pero el abogado aseguró que la reunión tendrá lugar el mismo día 24 antes de la vista.

Suu Kyi, de 75 años, se enfrenta en el tribunal de Naipyidó a cinco cargos, incluidos la presunta importación ilegal de dispositivos electrónicos, vulnerar las normas sobre la Covid-19 y por provocar la alarma e incitar a que se cometan ofensas contra el Estado y el orden público.

Además, ha sido acusada ante un tribunal de Rangún de violar la Ley de Secretos Oficiales, el cargo más grave que acarrea una pena máxima de 14 años de prisión.

El proceso contra Suu Kyi y otros miembros del Gobierno y parlamento electos en las elecciones de noviembre pasado se celebra en medio de las protestas y el movimiento de desobediencia civil que han sido violentamente reprimidos por las fuerzas de seguridad, que han causado al menos 780 muertos y detenido a más de 3.800 personas.

A su vez, unos 350 efectivos de la recién creada Fuerza de Defensa del Pueblo, la milicia formada en oposición al golpe de Estado militar, juraron durante una ceremonia defender la Federación de Birmania y a los civiles, lo cual caldea el estado de preguerra civil que vive el país desde febrero.

A pesar de la brutal represión de las fuerzas de seguridad, miles de personas del país asiático continúan manifestando a diario su rechazo contra la sublevación militar que supuso el fin de la incipiente democracia, encabezada por Suu Kyi, premio Nobel de la Paz.

Algunos manifestantes han optado por la resistencia violenta, llegando a matar con armas de caza a miembros del Ejército y han formado milicias o se han unido a grupos étnicos armados.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.