• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
A pesar del rechazo de su actuación, el primer ministro Benjamin Netanyahu, sale como favorito en los comicios del martes.

A pesar del rechazo de su actuación, el primer ministro Benjamin Netanyahu, sale como favorito en los comicios del martes. | Foto: EFE

Publicado 22 marzo 2021


Blogs



Se trata de los cuartos comicios en dos años y el actual primer ministro, Netanyahu, confía en la victoria de su partido.

Más de 6.500.000 de israelíes están llamados a votar este martes en una cuartas elecciones para poner fin al bloqueo político y en las cuales el primer ministro, Benjamín Netanyahu, confía en resultar reelegido.

LEA TAMBIÉN: 

A dos días de las elecciones, nuevas protestas contra Netanyahu

No obstante, el alto número de indecisos estimado no permite prever un bloque mayoritario en un parlamento por tradición fragmentado, el cual depende de complejas coaliciones para crear Gobierno, más basadas en un eje favorable o contrario a Netanyahu peso político preponderante en los últimos 20 años en Israel.

Casi 40 partidos políticos concurren a estos comicios, aunque serán alrededor de una docena los que entren en el parlamento (Knéset). 

La participación es clave en unas elecciones en las cuales Israel invertirá el equivalente a casi 200.000.000 de dólares para acercar las urnas a los ciudadanos contagiados y en cuarentena, con lo cual serán las elecciones más caras de su historia.

De igual manera, 20.000 agentes de la policía estarán desplegados en equipos especializados para velar por la normalidad de la votación.

El favorito en las encuestas sigue siendo el partido Likud del primer ministro, Benjamín Netanyahu, con unos 30 escaños (sobre 120), a quien no parece haber afectado el juicio por corrupción que afronta y en medio de una progresiva reapertura económica, con más de la mitad de la población vacunada, lo cual ha devuelto la sensación de normalidad a las calles.

Durante los años, Netanyahu se ha labrado una reputación de mago político y hábil manipulador, capaz de sobrevivir a cualquier crisis.

Se espera que el mes que viene suban al estrado los testigos en su contra, y el mandatario espera que se produzca otro milagro que le proporcione un parlamento más amigable dispuesto a darle inmunidad o paralizar su juicio.

Los acuerdos de normalización de relaciones de Israel con cuatro países del mundo árabe (Emiratos Árabes Unidos, Baréin, Marruecos y Sudán) es otra de las bazas electorales con las cuales Netanyahu aspira a prolongar un mandato que renueva de manera consecutiva desde 2009.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.