• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
En el ataque, que tenía como objetivo a un presunto extremista del Daesh, murieron al menos diez afganos.

En el ataque, que tenía como objetivo a un presunto extremista del Daesh, murieron al menos diez afganos. | Foto: EFE

Publicado 14 diciembre 2021 (Hace 12 horas 53 minutos)



Blogs


La decisión se tomó tras una investigación del inspector general de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

Tras una investigación al interior de las fuerzas militares de los Estados Unidos a causa del ataque con drones en Kabul en agosto pasado, el Departamento de Defensa determinó que ningún soldado o funcionario estadounidense enfrentará medidas disciplinarias por el atentado.

LEA TAMBIÉN:

EE.UU. supera los 50.000.000 de contagios de la Covid-19

De acuerdo con el vocero del Departamento de Defensa, John Kirby, el titular del Pentágono, Lloyd Austin había recibido una revisión de alto nivel sobre el ataque que recomendaba no rendir cuentas.

“Él aprobó sus recomendaciones”, aseguró Kirby. “El secretario no está ... pidiendo medidas adicionales de responsabilidad”, precisó.

El pasado 29 de agosto, en los últimos días de la evacuación de las tropas de EE.UU de Afganistán, un ataque con aviones no tripulados contra  un vehículo en la zona residencial de la capital centroasiática terminó con la muerte de al menos diez civiles afganos, entre ellos siete niños.

Los funcionarios estadounidenses aseveraron que tenían información de un posible ataque del Autodenominado Estado Islámico (Daesh, por sus siglas en árabe) en las operaciones de evacuación de Kabul y lanzaron un misil desde un dron a un objetivo que, realmente era una familia que incluía a un hombre afgano que fuera trabajador de un grupo de ayuda de EE.UU.

Presuntamente, el viajero tenía explosivos. Adema´s, previo al ataque, 13 soldados estadounidenses murieron y 18 resultaron heridos en un atentado del Daesh contra Kabul con decenas de muertos afganos.

A principios de noviembre, un informe del inspector general de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, el teniente general Samí Said, calificó la acción de trágica, pero que finalmente fue un “error honesto”. Es decir, que no hubo negligencia penal en el ataque.

La revisión de jefe del Comando Central, el general Kenneth McKenzie Jr. y del jefe del Comando de Operaciones Especiales, el general Richard Clarke, hizo uso del informe de Said y recomendaciones detalladas sobre los procedimientos para futuros ataques de este tipo.

Sin embargo, no exigía que nadie fuera castigado por el error. “Lo que vimos aquí fue un colapso en el proceso, en la ejecución y eventos procesales, no el resultado de negligencia, no el resultado de una mala conducta, no el resultado de un liderazgo deficiente”, indicó Kirby.

En este sentido, Kirby agregó que si Austin creyese que la había responsabilidad, ciertamente apoyaría este tipo de esfuerzos. A pesar de reconocer que la decision pude no gustar a algunos, sostuvo que se resolvió todo luego de un análisis cuidadoso.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.