• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Los documentos muestran que los funcionarios de la CIA estaban alarmados por los abusos contra los derechos humanos, mas, no hubo ningún esfuerzo sustancial para detenerlos.

Los documentos muestran que los funcionarios de la CIA estaban alarmados por los abusos contra los derechos humanos, mas, no hubo ningún esfuerzo sustancial para detenerlos. | Foto: Reuters

Publicado 17 febrero 2020


Blogs



Más de 100 naciones compraron las máquinas con las que Washington espió a casi todo el mundo, excepto a sus principales adversarios, la URSS y China.

Las comunicaciones diplomáticas y militares de numerosas naciones latinoamericanas fueron monitoreadas de forma activa durante décadas por la inteligencia de los Estados Unidos (EE.UU.), mediante máquinas de cifrado suministradas por la compañía suiza Crypto AG, empresa propiedad secreta de la Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA) y de la agencia de inteligencia alemana BND.

LEA TAMBIÉN:

Las 5 prácticas del Plan Cóndor recreadas hoy en Latinoamérica

Los gobiernos dictatoriales de América Latina, adquirieron las máquinas de Crypto AG en la segunda mitad del siglo pasado para llevar adelante el Plan Cóndor, sistema continental que se caracterizó por el exterminio y las desapariciones forzadas de opositores políticos de izquierda.

En noviembre de 1975 en Santiago de Chile, durante la reunión inaugural de la operación, auspiciada por el régimen de Augusto Pinochet, los responsables castrenses de cinco dictaduras del continente firmaron un acuerdo para emplear un sistema de encriptado.           

 

/>

Los equipos adquiridos inicialmente fueron los Crypto CX-52, pero, en 1977, decidieron actualizar a las Crypto H-4605, sin saber que los dispositivos estaban manipulados y que EE.UU. los usaba para espiar las comunicaciones.

Según el medio de prensa del país norteño, los documentos muestran que los funcionarios de la CIA estaban alarmados por los abusos contra los derechos humanos, mas, los archivos no revelan ningún esfuerzo sustancial por parte de las agencias de espionaje o altos funcionarios para detenerlos.

En el plan Cóndor estuvieron involucrado países como Chile, Paraguay, Bolivia, Brasil, Uruguay y Argentina, pero además de a estos, Crypto AG vendió máquinas manipuladas a más de 100 naciones, entre ellas Irán, Egipto, Pakistán, Arabia Saudita, Italia, México, Perú, Colombia, Venezuela y Nicaragua.

 

/>

Tomando en cuenta los países que adquirieron las máquinas de Crypto AG y las fechas en la que fueron operadas, la inteligencia de EE.UU. tuvo conocimiento, de inmediato, de masacres en Indonesia, abusos bajo el "apartheid" en Sudáfrica, el golpe militar de 1973 en Chile y el de 1976 en Argentina.

También del asesinato del excanciller chileno Orlando Letelier en Washington en 1976, la crisis de los rehenes en Irán en 1979, la revolución sandinista en Nicaragua, la guerra de las Malvinas, caso en el cual el Gobierno de Ronald Reagan entregó datos de inteligencia al Reino Unido, entre otros.

Sin embargo, la investigación refiere que los principales adversarios de Washington, la extinta Unión Soviética (URSS) y China, nunca fueron clientes de Crypto AG, porque sospechaban de sus lazos con Occidente.   

 

/>

La compañía Crypto AG fue liquidada en 2018 y dos firmas, CyOne Security, dedicada a la venta de sistemas de seguridad al Gobierno suizo y Crypto International. adquirieron su activos. A pesar de que los nuevos dueños afirman que no tienen vinculación con servicios de inteligencia, CyOne mantiene al mismo director ejecutivo de Crypto AG en las últimas dos décadas.

En abril del año pasado, de EE.UU a Argentina documentos desclasificados que revelan el terrorismo de Estado de las dictaduras y cómo se llevó a cabo el Plan Cóndor, lo que demostraba su conocimiento sobre la operación.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.