• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
En un escenario pospandemia, la ONU reitera la importancia de garantizar la atención necesaria a los sectores más vulnerables de los países.

En un escenario pospandemia, la ONU reitera la importancia de garantizar la atención necesaria a los sectores más vulnerables de los países. | Foto: teleSUR

Publicado 13 julio 2020


Blogs



ONU advirtió que la región es zona crítica por la pandemia y deben aplicarse medidas más eficientes para su recuperación.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) indicó que la Covid‑19 provocará en Latinoamérica la peor recesión de los últimos 100 años. En este escenario, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) plantea algunas recomendaciones para la recuperación pospandemia en la región.

LEA TAMBIÉN:

¿Cómo Latinoamérica y el Caribe combaten culturalmente la Covid-19?

Estas cifras implican un aumento en 45 millones de personas en situación de pobreza, lo que puede llegar hasta los 230 millones. Por su parte, quienes se encuentran en extrema pobreza llegarán hasta los 96 millones, “poniéndolas en riesgo de desnutrición”.

Al respecto, la ONU explica que la recuperación debería ser una oportunidad para “transformar el modelo de desarrollo de América Latina y el Caribe y, al mismo tiempo, fortalecer la democracia, salvaguardar los derechos humanos y mantener la paz, en consonancia con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”.

En este sentido, la ONU realizó una serie de recomendaciones para responder a la crisis generada por la pandemia y lograr la recuperación de la región, siempre sobre la base de “la igualdad y la democracia”.

Además, manifiesta que se debe proteger, defender y garantizar “los derechos fundamentales, el estado de derecho, el bienestar universal y la resiliencia económica”.

Enfrentando la crisis sanitaria

Varias naciones latinoamericanas y caribeñas enfrentan, según la ONU, algunas de las cifras más elevadas de casos en términos absolutos y per cápita de todo el mundo.

Para responder a esta pandemia desde el punto de vista sanitario, la ONU recomienda garantizar el acceso a las pruebas y los cuidados a todas las personas que lo necesiten; proteger a las poblaciones con vulnerabilidades; y garantizar la atención a pacientes con diabetes, hipertensión, VIH/sida, entre otras enfermedades.

En tanto, sugieren dar prioridad a aquellos servicios de salud esenciales para las supervivientes de la violencia contra las mujeres y las niñas, incluidos los servicios de salud sexual y reproductiva.

Además, en la recuperación, “será vital el aumento de la inversión en los sistemas de salud. Lograr el acceso y la cobertura universales, así como mejorar la infraestructura de atención de la salud”. Incluyen brindar atención a las personas y regiones más vulnerables, así como aplicar oportunamente medidas de reapertura.

Resguardar la economía

De acuerdo con datos de la Cepal, ante la pandemia, la economía latinoamericana y caribeña ya estaba experimentando serias dificultades. mientras que podría generarse una contracción del 9,1 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) regional en 2020.

Para dar respuesta a corto plazo a esta crisis económica, la ONU considera que se deben establecer políticas macroeconómicas que apoyen el consumo básico de las personas y los hogares, priorizando a las personas más vulnerables.

Asimismo, han de crearse sistemas nacionales de cuidado público “más fuertes que, junto con las iniciativas privadas del sector, promuevan la redistribución del trabajo de cuidados no remunerado dentro de las familias, faciliten la participación de las mujeres en el mercado laboral y creen nuevas oportunidades de empleo”.

En tanto, las políticas industriales y tecnológicas pueden desempeñar un papel crucial en el nuevo modelo de desarrollo, “que incluye el impulso a los sectores con cero emisiones de carbono”.

Además, consideran que debe promoverse una mayor participación significativa de las mujeres y los jóvenes, y “eliminar las barreras de género en los sectores tecnológicamente más avanzados y emergentes, en particular, los sectores de tecnología, suministros médicos y productos farmacéuticos”.

Repercusiones sociales y humanitarias, soluciones

La ONU advierte que América Latina y el Caribe es una de las regiones más desiguales del mundo, y “los efectos diferenciados de la Covid-19 podrían empeorar esta situación”. Por ello, sugieren la posibilidad de que los países avancen hacia un ingreso básico universal permanente e incondicional para satisfacer las necesidades básicas. Este, explican, “podría implementarse a lo largo del tiempo, de acuerdo con la situación de cada nación”.

De igual forma, en el período de recuperación, añaden que será fundamental consolidar sistemas de protección social universales, redistributivos y solidarios que se basen en un enfoque de derechos humanos para evitar la discriminación o cualquier efecto desproporcionado sobre los grupos vulnerables y garantizar un acceso adecuado a todos los servicios básicos.

Igualmente, manifiestan que será esencial elaborar “programas de inclusión laboral para la creación directa de puestos de trabajo decentes, centrados en los más pobres y vulnerables, con el objetivo de mejorar los servicios públicos básicos ambientalmente sostenibles, la infraestructura comunitaria, la vivienda y los sistemas de atención”.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.