• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
En las manifestaciones hay mucha presencia de jóvenes, especialmente menores de edad entre los 12 y 13 años

En las manifestaciones hay mucha presencia de jóvenes, especialmente menores de edad entre los 12 y 13 años | Foto: belfasttelegraph

Publicado 6 abril 2021 (Hace 18 horas 6 minutos)


Blogs



Más de treinta agentes resultaron heridos en los disturbios.

La violencia ha tomado por cuarta jornada consecutiva las calles de Irlanda del Norte con la alta presencia de jóvenes, especialmente menores de edad con 12 o 13 años, a pesar de los llamados a la calma desde diversos sectores sociales.  en el contexto de las protestas por el futuro post-Brexit de los acuerdos del Viernes Santo.

LEA TAMBIÉN:

Organizaciones norirlandesas retiran apoyo a acuerdo de paz

Unos 32 agentes de Policía resultaron heridos en los disturbios ocurridos en Belfast y Londonderry desde este viernes, según recogen medios internacionales. Otros cinco agentes resultaron heridos el domingo tras el lanzamiento de cocteles molotov.

Un coche fue pasto de llamas este lunes en la zona de Waterside de Londonderry, mientras que también se ha informado de incidentes violentos de Carrickfergus, cerca de Belfast. Unos 20 jóvenes fueron vistos en el lugar del incendio del auto y una multitud encendió la carretera en Carrickfergus.

En la tarde del lunes, bandas lealistas con cabezas tapadas por máscaras marcharon por distintas ciudades de toda la región como Portadown, Ballymena y Markethill.

El Servicio de Policía de Irlanda del Norte instó a los líderes de la comunidad a poner fin al desorden que ha tenido lugar en estos días.

Algunos políticos, parlamentarios y autoridades han condenado los hechos y pedido calma, pero su llamado no ha rendido frutos.

La exdiputada del Partido Unionista Democrático (DUP), Emma Little-Pegelly, que ahora ocupa el cargo de asesora especial de la primera ministra, Arlene Foster, ha pedido que paren los incidentes y que se planteen las preocupaciones “de manera democrática”, resaltó en su cuenta de la red social Twitter.

“Las emociones pueden ser intensas y las frustraciones profundas, pero las lesiones, el arresto y el enjuiciamiento arruinarán tu vida para siempre”, dijo en su mensaje dirigido especialmente a cada manifestante a lo que añadió que “si rompes la ley habrá consecuencias legítimas”.

Por su parte, los obispos de la iglesia de Irlanda han pedido en una declaración que la violencia “cese inmediatamente”.

A inicios de este mes de marzo, los lealistas alertaron al primer ministro Boris Johnson sobre su retiro temporal de apoyo al acuerdo de paz.

Mientras tanto, el presidente del Consejo de Comunidades Lealistas, David Campbell, quien representa a los paramilitares que defienden la permanencia de Irlanda del Norte en el Reino Unido, solicitó la apertura de un diálogo con la Unión Europea (UE) e Irlanda para modificar el Protocolo de Irlanda del Norte que forma parte de los acuerdos del Brexit, pues, en su opinión, viola los principios fundamentales de los acuerdos de paz firmados en 1998.

Los acuerdos comerciales tras el “Brexit” han acrecentado las tensiones regionales en los últimos meses. La semana pasada, la Policía adoptó la decisión de no procesar a 24 políticos del Sinn Féin por asistir a un funeral, violando las restricciones establecidas por el Gobierno para controlar la crisis sanitaria.

Cercan de unas 2.000 personas fueron en junio del año pasado al funeral en para homenajear al exmiembro del ERI, Bobby Storey, entre ellas, la viceprimera ministra de Irlanda del Norte, Michelle O´Neill.

Los unionistas y sindicalistas, en su mayoría jóvenes, rechazan los acuerdos comerciales posteriores al Brexit que, afirman, han creado barreras entre Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido.

Los unionistas, partidarios de la permanencia en el Reino Unido, rechazan el protocolo negociado entre Londres y Bruselas, que introduce controles sobre las mercancías que llegan a Irlanda del Norte desde Gran Bretaña.

El protocolo pretende evitar el regreso de una frontera entre la provincia británica y la República de Irlanda (miembro de la Unión Europea), que podría socavar el acuerdo de paz alcanzado en 1998.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.