• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Afganistán, Australia, Irak, Japón,Corea del Sur, Mongolia, Nueva Zelanda y Pakistán son las otras naciones que engrosan la categoría de socios globales de la OTAN.

Afganistán, Australia, Irak, Japón,Corea del Sur, Mongolia, Nueva Zelanda y Pakistán son las otras naciones que engrosan la categoría de socios globales de la OTAN. | Foto: Getty Images

Publicado 25 junio 2019

Colombia asumió el estatus de socio global de la OTAN a pesar del rechazo de la colectividad del continente latinoamericano.

Colombia formalizó su ingreso como socio global de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) el 31 de mayo de 2018, acto dirigido en Bruselas, capital de Bélgica, por Juan Manuel Santos, presidente de la nación suramericana para ese momento.

LEA TAMBIÉN: 

La cara femenina del desarme y la paz mundial 

En este sentido, OTAN asumió a Colombia en una estrategia de integrar a naciones que se encuentran distantes de la denominada zona euroatlántica, siendo así el primer país latinoamericano en engrosar las filas de esta alianza intergubernamental con preceptos militares.

En 2013, Colombia y OTAN (mayor potencia militar del planeta en la actualidad) firmaron un acuerdo cooperativo que enmarcó el intercambio de información en términos de seguridad, desde la administración colombiana a esta organización.

Firma del Acuerdo entre Colombia y OTAN sobre el intercambio de información

A raíz de la validación de este pacto bilateral, diversas organizaciones de talla internacional advirtieron sobre los riesgos y las posibles consecuencias negativas que podrían derivar de esta asociación.

En este particular, los países integrantes de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), se opusieron de manera categórica al mencionado pacto de suministro de información por parte del Gobierno de Colombia.

¿A un año de la incorporación de Colombia a la OTAN qué ha pasado?

Como consecuencia directa de la incorporación de Colombia como país pionero en la categoría de socio global en la OTAN, la organización trasatlántica abrió la arista a otras naciones del continente americano que deseen incorporarse a esta estrategia ofertada por este conocido bloque internacional.

Brasil inició conversaciones con la Alianza Atlántica en marzo de 2019 cuando se gestó el encuentro entre el primer mandatario de Brasil, Jair Bolsonaro, con el presidente de Estados Unidos (EE.UU.), Donald Trump, quien se ofreció a servir como intermediario ante OTAN para que asumiera al país suramericano en calidad de aliado preferente.

“Por supuesto, es una posibilidad considerar la opción de que también otros países de Latinoamérica se conviertan en socios, lo que luego entrega una plataforma, un marco para una estrecha cooperación política y práctica”, manifestó el secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg.

Consecuencias de la inclusión de Colombia en la OTAN

De acuerdo con Mauricio Jaramillo, profesor de Ciencia Política, Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario, ubicada en Bogotá, capital colombiana, el estatus del que goza Colombia como país asociado a OTAN es meramente político, relación que calificó de poco concreta y con escaso aire de pragmatismo y tecnicismo.

Expertos en la materia geopolítica aseguran que esta alianza vendrá a afectar a los países vecinos de Colombia, según estos pronósticos, Venezuela, Ecuador, Perú, Brasil, se verán salpicados por la intención de la administración colombiana de aceptar el título de asociado de la OTAN.

El analista internacional, Sergio Rodríguez Gelfenstein, destacó que en primera instancia, Colombia violó tratados internacionales como el de Proscripción de Armas Nucleares en América Latina y el Caribe, hecho que genera un clima de alta peligrosidad por la posibilidad de ingresar armamento nuclear al continente por territorio colombiano. 

Asimismo, el politólogo y sociólogo, Atilio Borón, aseguró que esta situación complica los procesos de paz y la estabilidad en todo el continente latinoamericano.

"Me parece una pésima noticia para los colombianos y para los habitantes del resto de la región que vivimos en una zona de paz libre de armas nucleares. A partir de esa vinculación esto queda en cuestión", lamentó Borón.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.