• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El jefe de la oficina de Asuntos Exteriores del PPCh rechazó los constantes pronunciamientos de varios funcionarios estadounidenses que deforman la realidad y atacan al sistema político chino.

El jefe de la oficina de Asuntos Exteriores del PPCh rechazó los constantes pronunciamientos de varios funcionarios estadounidenses que deforman la realidad y atacan al sistema político chino. | Foto: @T13

Publicado 7 diciembre 2019





Con anterioridad el presidente de EE.UU. Donald Trump había firmado una normativa sobre la prohibición del suministro de ciertos equipos policiales a la región administrativa especial.

China exigió este sábado a Estados Unidos que deje de intervenir en sus asuntos internos, principalmente respecto a los temas de Hong Kong y Xinjiang, y que revoque acciones equivocadas como las leyes relacionadas con esos territorios que fueron aprobadas por su Congreso.

LEA TAMBIÉN:

Trump pide al Banco Mundial que retire préstamos a China

El jefe de la oficina de Asuntos Exteriores del Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh) Yang Jiechi, dijo, refiriéndose al Secretario de Estado de Estados Unidos,  Mike Pompeo, que esos movimientos violan las leyes básicas de relaciones internacionales así como la voluntad de los pueblos de ambas naciones.

El diplomático chino rechazó los constantes pronunciamientos de varios funcionarios estadounidenses que deforman la realidad y atacan al sistema político chino. 

 

"Los funcionarios estadounidenses, distorsionando en reiteradas ocasiones los hechos, atacaron el sistema político y la política interna de China, eso es una grave injerencia en los asuntos internos de China, una grave violación del derecho internacional y los principios fundamentales de las relaciones internacionales", denunció el político.

El contacto entre el funcionario chino y Pompeo ocurrió vía telefónica luego de la declaración por parte del gobierno estadounidense de una norma sobre democracia y derechos humanos en Hong Kong, con la anuencia de la Cámara de Representantes, la cual aprobó una ley que pide castigos contra funcionarios chinos involucrados en supuestos abusos en la región autónoma uigur de Xinjiang.

Además, con anterioridad el presidente de EE.UU. Donald Trump había firmado una normativa sobre la prohibición del suministro de ciertos equipos policiales a la región administrativa especial.

En consecuencia, el gobierno asiático tomó medidas contra varias instituciones no gubernamentales, así como contra funcionarios y el Ejército estadounidense, lo cual significó una peso adiciones para las ya complicadas relaciones entre ambas naciones.

Por tales motivos, la administración china alega que Washington busca socavar su estabilidad y prosperidad.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.