• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Manifestantes participan en una protesta contra el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, por el manejo de la pandemia.

Manifestantes participan en una protesta contra el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, por el manejo de la pandemia. | Foto: Xinhua

Publicado 7 septiembre 2020


Blogs



A 198 años de la independencia brasileña, sectores sociales llevan a cabo actos de resistencia contra el Gobierno del militar retirado.

Brasil cumple este lunes 198 años desde que declaró su independencia de Portugal el 7 de septiembre de 1822. Este aniversario encuentra al pueblo brasileño defendiendo sus derechos económicos y sociales, disminuidos durante el Gobierno neoliberal de Jair Bolsonaro.

LEA TAMBIÉN:

Brasil supera los 125.000 fallecidos por coronavirus

El encargado de proclamar el "grito de independencia" ese 7 de septiembre, en las orillas del río Ipiranga en Sao Paulo, fue el príncipe portugués Pedro I de Brasil (Don Pedro).

Ahora, a casi 200 años de esa gesta histórica, sectores sociales llevan a cabo actos de resistencia contra las medidas que ha implementado el presidente Bolsonaro desde su llegada al poder en enero de 2019.

Defensa de las tierras en Brasil

Leonel Brizola, concejal de Río de Janeiro por el Partido Socialismo y Libertad (PSOL), define lo que representa el actual Gobierno en el gigante suramericano: “En Brasil no hay Estado nacional, provincial, ni municipal. Lo único que le interesa a Bolsonaro son los negocios”.

De acuerdo con analistas, el modelo económico adoptado por el Gobierno de Bolsonaro busca el desmantelamiento total del sistema productivo para poner la tierra en mano de grandes transnacionales.

Ese modelo legitima la explotación capitalista indiscriminada a expensas del desempleo y atenta contra la naturaleza.

Una muestra de ello se encuentra en el documental “The Forum”, del director alemán Marcus Vetter, y de reciente estreno en plataformas digitales. En una escena, Jair Bolsonaro protagoniza un diálogo con el exvicepresidente de Estados Unidos (EE.UU.), Al Gore, ocurrido en 2019 en el Foro de Davos, Suiza.

El militar retirado brasileño le dice a Gore, reconocido por su lucha ambientalista: “Tenemos mucha riqueza en la Amazonía y me encantaría explorar esa riqueza con Estados Unidos”.

Bolsonaro y las comunidades indígenas

Las políticas que lleva a cabo Bolsonaro han tenido como una de sus víctimas principales a los pueblos indígenas, que han encabezado a lo largo de esta administración distintas movilizaciones en defensa de sus derechos y de sus recursos naturales.

En reconocimiento a esta lucha, la fundación sueca Right Livelihood Award otorgó el año de 2019 al líder indígena yanomami Davi Kopenawa y a la organización que cofundó, la Asociación Hutukara Yanomami, el "Premio Nobel Alternativo", por su determinación de proteger los bosques y la biodiversidad de la Amazonía en Brasil.

Bolsonaro y su manejo de la pandemia

En materia de salud, el Gobierno de Bolsonaro ha recibido múltiples críticas por el manejo de la pandemia de coronavirus, lo cual ha provocado que Brasil sea el segundo país a nivel mundial con el mayor número de casos y fallecimientos por la Covid-19, con más de 4.000.000 de contagios y más de 125.000 de muertes.

El jefe de Estado brasileño, al inicio de la crisis sanitaria, aseguró que la nueva enfermedad era solo “una gripecita”; se negó a cerrar actividades económicas, mientras el mundo aplicó medidas de aislamiento social; y promovió la hidroxicloroquina, pese a que autoridades sanitarias mundiales no recomendaron el uso de ese medicamento.

Para el exministro de Salud del país suramericano, Luiz Henrique Mandetta, Bolsonaro, con su respuesta a la pandemia de coronavirus, llevó a los brasileños a un "desfiladero" mortal.

Mandetta, destituido a finales de abril por no coincidir con Bolsonaro en cómo afrontar la crisis sanitaria, dijo que el mandatario será criticado en un futuro por los historiadores debido a su actitud "vacilante, egoísta y anticientífica".

Asimismo, el exfuncionario sostuvo que Bolsonaro jugó “a la política con la vida de los ciudadanos en un momento de crisis global".

"Es interesante que (Bolsonaro) rechace totalmente la ciencia y se burle de todos los que hablan de ciencia. Sin embargo, cuando existe la posibilidad de una vacuna, él es el primero en llamar a la puerta de la ciencia. Como si una vacuna pudiera redimirlo de su tambaleante marcha a través de esta epidemia", expresó Mandetta.

En el marco de la crisis económica provocada por la pandemia de la Covid-19, el Gobierno de Bolsonaro aceptó entregar a los brasileños una ayuda económica de emergencia de 600 reales (111 dólares).

Sin embargo, el ministro de Economía, Paulo Guedes, anunció el pasado 2 de septiembre que esa ayuda disminuirá a 300 reales (55 dólares) a partir de este mes, una acción que provocó el rechazo de sectores de la oposición.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.