• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Joe Biden presentó las líneas de su política exterior junto al flamante canciller, Anthony Blinken, aunque dejó claro que su política exterior se juega en todos los continentes.

Joe Biden presentó las líneas de su política exterior junto al flamante canciller, Anthony Blinken, aunque dejó claro que su política exterior se juega en todos los continentes. | Foto: Twiiter: Sec Blinken

Publicado 5 febrero 2021


Blogs



Suspende la retirada de tropas de Alemania, cesa su apoyo a la ofensiva en Yemen y es agresivo frente a Rusia y China.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, esbozó este jueves las líneas principales de lo que será la política exterior de Washington en los próximos cuatro años, bajo el lema "Estados Unidos está de vuelta" con la promesa de "restaurar las alianzas".

LEA TAMBIÉN: 

Biden retira apoyo militar a Arabia Saudita en guerra de Yemen

Las declaraciones del inquilino de la Casa Blanca llegaron en un discurso que ofreció en la sede del Departamento de Estado (cancillería) en el cual reiteró el rechazo de su país al golpe de Estado en Myanmar y anunció una  una suspensión de la retirada de las tropas estadounidenses de Alemania y el cese del apoyo a la ofensiva liderada por Arabia Saudita en el Yemen, dentro las medidas que adopta para revocar las políticas de su antecesor, Donald Trump.

Biden, en lo que viene siendo la tónica de sus intervenciones desde que fue investido el pasado 20 de enero, el mandatario demócrata anunció una vuelta de Estados Unidos a su política exterior tradicional, es decir, a la colaboración con sus aliados de toda la vida, y a los organismos y tratados internacionales, como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Acuerdo del Clima de París, de los cuales Trump había retirado al país.

Durante su alocución, Biden también se refirió a China y Rusia, de hecho, fueron casi sus primeras palabras: "El liderazgo estadounidense debe estar a la altura de este nuevo momento de avance del autoritarismo, incluyendo las ambiciones crecientes de China para rivalizar con Estados Unidos y la determinación de Rusia de perjudicar y alterar nuestra democracia".

Sobre Moscú, recordó el acuerdo anunciado este miércoles para extender por cinco años el tratado Nuevo Start, que limita el número de armas nucleares estratégicas y que expiraba este viernes.

No obstante, matizó Biden, "al mismo tiempo le dejé claro al presidente (Vladímir) Putin de una manera muy diferente a la de mi predecesor [Donald Trump] que los días en que Estados Unidos se rendía ante las acciones agresivas de Rusia interfiriendo en nuestras elecciones, ciberataques y envenenando a ciudadanos se han acabado", dijo.

En relación con China, advirtió que Washington no permitirá "abusos económicos" ni ataques contra los derechos humanos, la propiedad intelectual y la gobernanza global: Aunque "estamos preparados para trabajar con Beijing, cuando sea en interés de Estados Unidos", reconoció.

Biden adelantó que va a aumentar la diplomacia, en los términos entendidos por Estados Unidos, para acabar con el conflicto en Yemen, "una guerra que ha creado una catástrofe humanitaria estratégica", tras la intervención saudita, la cual ha contado con la aprobación de Washington.

"Y para subrayar este compromiso, vamos a acabar con todo el respaldo estadounidense a las operaciones ofensivas en la guerra del Yemen, incluyendo las ventas relevantes de armas", apuntó.

De igual manera, el presidente estadounidense ha informado de la paralización del repliegue de las tropas de Estados Unidos de Alemania, decidida por Trump. "Para comenzar -ha apuntado-, el secretario de Defensa (Lloyd) Austin liderará una revisión global de las posiciones de nuestras fuerzas para que nuestra presencia militar esté alineada adecuadamente con nuestras prioridades de política internacional y seguridad nacional".

"Y mientras esta revisión se desarrolla, detendremos cualquier plan de retirada de tropas de Alemania", ha afirmado el presidente. Trump anunció a mediados de junio de su intención de reducir el número de tropas estadounidenses en Alemania, en represalia por lo que consideraba el insuficiente gasto en defensa por parte de Berlín y por, a su juicio, aprovecharse de Estados Unidos en cuestiones comerciales.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.