• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El exdirector de Pemex, Emilio Lozoya Austin, aceptó ser extraditado y brindar información que lo ayude en su proceso judicial.

El exdirector de Pemex, Emilio Lozoya Austin, aceptó ser extraditado y brindar información que lo ayude en su proceso judicial. | Foto: Reuters

Publicado 21 agosto 2020


Blogs



El juicio que se sigue al exdirector de Petróleos Mexicanos puede ayudar a esclarecer otros hechos de corrupción en ese país.

A finales de julio pasado, la Fiscalía General de la República (FGR) de México comenzó el enjuiciamiento al exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya Austin, por asociación delictuosa, lavado de dinero y cohecho en el marco del caso Odebrecht.

LEA TAMBIÉN:

AMLO hace pública posible denuncia de Lozoya contra expresidentes mexicanos

Entre otras cuestiones, al exdirectivo de Pemex durante el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto (2012-2018) se le acusó de recibir un soborno de 10 millones de dólares de esa constructora brasileña, a cambio de contratos de obra pública y de ofrecer un cargo de gobierno al representante de esa empresa en México.

También, se le juzga por la adquisición irregular de Agronitrogenados, empresa dedicada a la producción de fertilizantes. Según la FGR, sus instalaciones estaban abandonadas y devaluadas, pero Lozoya promovió su compra con un sobreprecio de 200 millones de dólares.

El exdirectivo estuvo prófugo durante varios meses, y aceptó ser extraditado desde España a cambio de entregar información que lo ayude en el proceso. En esta línea, las autoridades mexicanas aseveraron que la información que brinde puede ayudar a esclarecer otros casos de corrupción relacionados con Pemex.

Durante las audiencias del caso, los abogados de Lozoya han asegurado que fue utilizado por altas autoridades del Estado y que no actuó solo, e incluso han sugerido que los más altos funcionarios del gobierno de Peña Nieto conocían sus acciones.

Denuncia a Enrique Peña Nieto y Luis Videgaray

En medio del enjuiciamiento a Lozoya, el titular de la FGR, Alejandro Gertz Manero, dio a conocer el 11 de agosto que el exdirectivo presentó una denuncia contra Peña Nieto y su secretario de Hacienda, Luis Videgaray, por presuntamente recibir sobornos de Odebrecht.

Según la denuncia, el expresidente y Videgaray ordenaron a Lozoya repartir 100 millones de pesos (4 millones 450.000 dólares aproximadamente) que habían obtenido de esa empresa en el contexto de las elecciones presidenciales de 2012. El exdirector de Pemex manifestó que ambos le instruyeron entregar ese dinero a asesores extranjeros que trabajaron para la campaña presidencial.

Además, declaró que le ordenaron dirigir sobornos por 120 millones de pesos (5 millones 350.000 dólares aproximadamente) a varios legisladores. Según manifestó, con ello comprarían votos en el Congreso para hacer expeditas varias reformas económicas estructurales, entre ellas la reforma energética, que abrió este sector a la inversión privada.

En otra parte de su denuncia, reveló que a la empresa Etileno XXI, que pertenece a Odebrecht y que recibió créditos de la banca pública, se le ofrecieron privilegios en las compras de gas etano hasta un 30 por ciento por debajo de su valor de mercado.

Para ello, incluso, se dejó de entregar ese recurso a plantas de Pemex, según dio a conocer en febrero pasado el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador. Debido a ello, el Gobierno federal tuvo pérdidas significativas.

Tras presentarse la denuncia, Gertz Manero expresó que la FGR inició una investigación para conocer si Peña Nieto y Videgaray ordenaron esos pagos, y los llamaría a declarar en caso de considerarlo procedente.

Señalamiento a tres expresidentes

Durante las últimas horas, medios de comunicación han difundido fragmentos que se filtraron de una declaración de Lozoya ante la FGR, en la cual se implica a tres expresidentes de México, gobernadores y otros exfuncionarios con presuntos sobornos que habría entregado Odebrecht.

En el caso de los expresidentes, se vincula a Felipe Calderón (2006-2012), Enrique Peña Nieto y Carlos Salinas de Gortari (1988-1994) en "hechos posiblemente constitutivos de delito", como ser parte de una red de sobornos y entregar contratos a Odebrecht de manera irregular.

La declaración expresa que Peña Nieto pidió un soborno de 6 millones de dólares a la firma brasileña para su campaña presidencial, aunque esta solo entregó 4 millones.

Lozoya menciona que Felipe Calderón estuvo presente en reuniones con representantes de la empresa Braskem -de la cual era accionista Odebrecht-, con la que firmó un contrato "multimillonario" que puso en desventaja las finanzas de Pemex.

Asegura, además, que Salinas de Gortari habría cabildeado para favorecer proyectos de su hijo Emiliano relacionados con Pemex.

Respecto a esta declaración, AMLO insistió este viernes en que "todos debemos estar informados sobre este tema" y "que se conozca la verdad". Precisó que el documento es auténtico, pero corresponde a la FGR investigar si son ciertos los señalamientos y llamar a declarar a los involucrados, además de indagar quién fue el responsable de la filtración.

En el caso de los tres expresidentes mencionados por Lozoya, AMLO insistió en que debe hacerse una consulta popular. Nuestro Gobierno no está persiguiendo a nadie, afirmó.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.