• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Tras la liberación simbólica de los peces las familias regresan a sus casas y las limpian y decoran, para esperar al Nuevo Año Lunar.

Tras la liberación simbólica de los peces las familias regresan a sus casas y las limpian y decoran, para esperar al Nuevo Año Lunar. | Foto: Prensa Latina

Publicado 4 febrero 2021


Blogs



Las carpas liberadas, símbolicamente, llevan las peticiones de los vietnamitas al Emperador de Jade.

Millones de peces carpa fueron liberados este jueves en los ríos y lagos de Vietnam, como parte de las celebraciones en la víspera del Têt Nguyên Đán (año nuevo lunar) en la nación asiática.

LEA TAMBIÉN:

Conozca ocho eventos astronómicos resaltantes de este 2021

Las familias de la capital Hanoi y el resto del país procuran cumplir con sus tradiciones en el marco del Nuevo Año Lunar vietnamita, el cual dará inicio el viernes de la próxima semana.

Entre las costumbres destaca la liberación de carpas doradas y rojas, sobre las que, simbolicamente, viajan sobre ellas los genios Ong Cong con las peticiones del pueblo de Vietnam al Emperador de Jade.

El Año Nuevo Lunar vietnamita, es la celebración más grande del año en Hanoi, que se llena de ornamentos de colores naranjas, rojos y amarillos por estos días.

Pero, la tradición de soltar peces en estas fechas, proviene de una fábula de tres "dioses de la cocina" que viajan a lomos de una carpa antes del mediodía para encontrarse con un Emperador de Jade, a quien informan de los asuntos de cada hogar.

La tradición vietnamita de soltar peces antes del Têt, proviene de una fábula de "dioses de la cocina" Foto: Reuters

De manera que, a los también conocidos como Tao Cong, se les prepara con alimentos, frutas, flores, y otras ofrendas con los colores de la buena suerte y prosperidad antes de liberarlos en los ríos, arroyos y lagos.

Este año, afectado por la pandemia del coronavirus los vietnamitas sin duda harán llegar al Emperador sus solicitudes en torno a la crisis sanitaria mundial.  Tras la liberación simbólica de los peces las familias regresan a sus casas y las limpian y decoran, para esperar al Têt.

“Soltar el pescado me hace sentir mejor conmigo mismo”, expresó Nguyen Hong Nhung, residente de Hanoi. “Es como si hubiera hecho una buena acción, así que tendré más suerte en el nuevo año”.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.