Bolsonaro articula 'invasión' a la Suprema Corte Federal y al Congreso | Blog | teleSUR
25 agosto 2021
Bolsonaro articula 'invasión' a la Suprema Corte Federal y al Congreso

La conmemoración de la fecha de la independencia, el 7 de septiembre, presenta una posibilidad real dentro de las manifestaciones de los simpatizantes del presidente Bolsonaro de una invasión al Congreso Nacional y al Tribunal Supremo Federal.

Bolsonaro articula

Los ataques a la democracia se centran en la amenaza de no aceptar las elecciones de 2022 sin adoptar el voto impreso. Durante décadas, Brasil ha tenido un modelo digital eficiente que nunca ha sido desafiado y que incluso le dio la victoria a la extrema derecha en 2018.

Los repetidos descensos en las encuestas llevaron al presidente a enviar un intento a los parlamentarios por su cambio. Aumentó los temores del mundo político cuando ordenó el desfile de tanques de la Armada en Brasilia el día de la votación de la PEC por voto impreso.

Incluso perdiendo en la votación, logró presionar al presidente de la Cámara de Diputados para que lo remitiera al Pleno. Desde entonces, ha lanzado ataques contra los jueces del STF que intentan garantizar la elección de manera constitucional.

La presión de sus partidarios para quebrantar las leyes vigentes es abierta y transparente. Un gran movimiento se está preparando para faltar al respeto a las órdenes del STF. En este contexto, se repiten declaraciones para clausurar el Congreso y la Corte, en una retórica de que "el poder es el pueblo", siempre que representen el extremismo.

Pero desde el punto de vista derechista hay que faltarle el respeto a la Constitución para que entre el modelo autoritario y pueda mantener a Bolsonaro, en este momento desacreditado tanto por la izquierda, líder en las urnas, como por la centroderecha neoliberal.

La función estratégica de los militantes de Bolsonaro es generar confusión y, con un discurso deconstructivo de las instituciones, sumar más simpatizantes.

En un Brasil donde el Estado ya no funciona democráticamente, la pregunta principal es si los militares que apoyaron el golpe de 2016 contra la expresidenta Dilma Rousseff patrocinarán una nueva ley para retener al actual presidente. Bolsonaro utiliza la rivalidad histórica de los militares contra la única "Comisión de la Verdad", instalada por el expresidente que señaló los crímenes de la dictadura militar (1964-85).

Su acción de quebrar su rango se hace patente cuando participa en las celebraciones por la realización de cursos para personal militar de bajo rango o cuando ordena a sus ministros militares amenazar políticamente a adversarios y una futura elección, así como participar en actos políticos (prohibido por la Constitución para el personal militar del activo).

Bolsonaro busca en las solemnidades militares de las Fuerzas Armadas y en las graduaciones de cadetes y sargentos, convencer para un endurecimiento del "régimen".

El mandatario -a través de acciones, discursos y narrativas- ha ido tramando un escenario de conflicto para el 2022. Juzga indebidamente a la "Policía Militar" de las provincias que debieron estar al servicio de los gobernadores, ataca al Supremo, generales retirados y en activo, despertando dudas si se llevarán a cabo las elecciones y si el ganador asumirá el cargo.

Cuando se requiere que el personal militar responda formalmente que no puede impedir la presencia del presidente en estos eventos, pero que no será suficiente para romper la jerarquía, se demuestra que esta discusión ni siquiera debería estar en la agenda de una nación democrática.

Bolsonaro, en un acto reciente, pidió el juicio político a un juez de la Corte Suprema y desarrolla una lucha abierta contra otro, por acciones contra sus aliados que produzcan fake news y ataques a instituciones. El objetivo es debilitar una reacción a un posible "último acto" contra la democracia, alimentado por los disturbios callejeros del 7 de septiembre.

En Brasil, aunque el "partido militar" no existe formalmente, se unieron para hacer política con Bolsonaro, formando una casta que incluso supera la jerarquía institucional del Estado brasileño.

Un argumento retórico de los demócratas es que no hay apoyo empresarial, de la Iglesia y de la prensa para un golpe, olvidándose que parte de estas fuerzas lo pusieron recientemente en el poder y anteriormente, en un ambiente de envenenamiento político, destituyó a un presidente electo en 2016 sin crimen.

Los partidarios del presidente son fundamentalistas cristianos y judíos, negacionistas de la ciencia en tiempos de pandemia, sin duda marcharán junto a los militares que ocupan 10.000 cargos en diferentes áreas de sus funciones en el Gobierno federal.

La fecha conmemorativa utilizada contra el STF y el Congreso será decisiva para el camino que está tomando el país, y Bolsonaro estará presente en Brasilia y Sao Paulo. Hoy, no hay garantía de que haya 2022 electoralmente. Es ingenuo pensar que en un país donde el STF emite "allanamientos e incautaciones" en las casas de los inversionistas para la manifestación del séptimo día, en un intento por mantener abiertas las instituciones, se puede sentir cierto grado de normalidad.

Bolsonaro y sus seguidores apuestan por un respiro para mantener el poder político. A pesar de ser una minoría al nivel del 30 por ciento, tiene la fuerza bruta que ha mantenido y mantiene a los Gobiernos de todo el mundo. Nada está dentro del orden democrático y recordamos que todo comenzó con el odio alimentado por una fuerte propaganda proveniente del exterior, el descuido de Brasil en la defensa de su soberanía en el pasado.

El fascismo de los brasileños contra otros brasileños e inmigrantes latinos llegó al poder y no debe aceptar la inminente derrota electoral. Brasil es hoy el caso más enfermizo de la "guerra híbrida" lanzada contra Gobiernos inclusivos en América Latina en el último siglo, y el elegido para el cadáver es su pueblo cada vez más necesitado.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección




Perfil del Bloguero
Economista brasileño con posgrado en historia contemporánea, maestría en historia social y doctorado en ciencias de desenvolvimiento estratégico. Autor del libro El Caso Venezolano (2016).
Más artículos de este bloguero



Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.