• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Fuerzas sirias del presidente Bashar al Assad celebrando en la colina de al-Haara, en la zona de Quneitra.
    En Profundidad

    Fuerzas sirias del presidente Bashar al Assad celebrando en la colina de al-Haara, en la zona de Quneitra.

La ciudad donde comenzó la violencia en Siria estuvo seis años bajo control de tropas irregulares. ¿Hay patrones comunes con la historia reciente de Venezuela, Libia y últimamente Nicaragua?

La recuperación de Deraa por fuerzas del gobierno sirio anuncia una novedad de gran contenido simbólico. La ciudad donde comenzó la sedición armada contra Al Assad estuvo seis años bajo control de tropas irregulares.

La caída del bastión terrorista preanuncia la retirada de las potencias occidentales del territorio sirio. Y el ejército nacional de Damasco, al parecer, va por más, avanzando hacia los Altos del Golán, ocupados por Israel desde 1967.

En casi siete años, la guerra en Siria se ha cobrado entre 350 mil y 500 mil muertes. Fue presentada por la prensa occidental como una guerra civil a partir de una sublevación popular contra el Gobierno de Bashar Al Assad. Sin embargo, una revisión histórica de los acontecimientos permite hallar patrones comunes con la historia reciente de Venezuela, Libia y últimamente Nicaragua.

Cómo empezó la violencia en Siria

El 4 de febrero de 2011, una misteriosa cuenta de Facebook identificada como «Syrian Revolution 2011» llamó a realizar manifestaciones contra la República Árabe Siria todos los viernes, día de la gran plegaria musulmana. Esa cuenta de Facebook marcó la pauta de los acontecimientos durante varios años.

El 16 de febrero de 2011, Al-Jazeera y muchos medios occidentales informaron que quince adolescentes fueron arrestados en Deraa por haber pintado en las paredes consignas hostiles al presidente Assad. La versión occidental sostuvo que los adolescentes habían sido torturados y el responsable local de la seguridad habría insultado a sus padres.

Aunque se confirmó que varios menores fueron detenidos durante algunas horas por la policía, nunca llegaron a demostrarse las torturas ni los insultos. La prensa británica y estadounidense divulgó videos y entrevistas espantosos, pero que no tienen nada que ver con los reportajes de Al Jazeera, ni con las comprobaciones en el lugar de los hechos.

>>Policía de Nicaragua libera localidad Monimbó asediada por grupos violentos

El 22 de febrero de 2011, el senador estadounidense John McCain, presidente de una de las ramas de la NED (National Endowment for Democracy), puso en manos del diputado libanés Okab Sakr el envío de armas a grupos antigubernamentales en Siria. También visitó la localidad libanesa de Ersal, donde decidió implantar una base de retaguardia de los terroristas.

El 15 de marzo del mismo año, en Deraa, se produjo una manifestación de funcionarios cuyos participantes presentan varios reclamos a los que el presidente y el gobierno sirio respondieron con la adopción de importantes medidas de carácter social.

El viernes 18 de marzo, siempre en Deraa, a la salida de la mezquita al-Omari, se convocó a una manifestación islamista. Durante esa marcha varios policías y manifestantes fueron abatidos por disparos de origen desconocido. A partir de ese momento, crece la violencia: el Palacio de Justicia y sus archivos son incendiados y un grupo de amotinados ataca una instalación de la inteligencia militar destinada a la vigilancia de las tropas israelíes presentes en el Golán ocupado.

Desde entonces, la violencia se esparció por todo el país.

Las patrones de la agresión externa

La opinión pública internacional condenó al gobierno sirio, de la misma manera que hoy se hace con el gobierno nicaragüense. Sin embargo, “lo más probable es que, como ya había sucedido en Venezuela, en Libia y en otros países, en Deraa hubo francotiradores de una tercera parte encargados de disparar simultáneamente contra manifestantes y policías” para crear una situación de guerra civil y justificar la intervención extranjera, sostiene el analista Thierry Meyssan.

>>Grupos armados entregan sus armas al Ejército sirio en Deraa

“Sea cual sea la interpretación que se haga de esos hechos, lo cierto es que están muy lejos de ser resultado de un movimiento popular y que son más bien fruto de una maniobra bien preparada y orquestada en la que estuvieron implicados en aquel momento al menos Estados Unidos, Arabia Saudita e Israel”, agrega Meysan.

La prensa occidental llama “cuna de la revolución” a Deraa. ¿No sería más acertado considerarla como la cabecera de playa de la agresión externa?


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.