• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • En Estados Unidos hay más armas que habitantes, según datos del Congreso.
    En Profundidad

    En Estados Unidos hay más armas que habitantes, según datos del Congreso.

Ninguna de las masacres de los últimos años en EE.UU. han logrado propiciar el consenso que lleve a reformas para establecer un control de armas, cuyo uso está amparado por la Constitución.

El tiroteo reportado el 14 de febrero en la escuela Marjory Stoneman Douglas, en el sur de Florida, con al menos 17 muertos es la octava mayor masacre en la historia reciente de Estados Unidos, tres de las cuales han tenido lugar en menos de seis meses, sumándose a los ataques en Las Vegas (58 muertos) y Sutherland Springs, Texas (26).

En enero, dos estudiantes de 15 años fueron asesinados y otras 18 personas resultaron heridas en una escuela rural de Benton, Kentucky. Es tan común que ocurran tiroteos en escuelas de Estados Unidos, que anualmente realizan simulacros para que los estudiantes sepan cómo reaccionar ante una situación de este tipo.

En el mes y medio que lleva 2018, han fallecido 1.816 personas por violencia armada, según los últimos datos del registro de la organización Gun Violence Archive. 

La masacre reaviva el histórico debate sobre la posesión de armas de fuego a manos de civiles y su fácil acceso en Estados Unidos, país en el que existen entre 270 y 310 millones de armas de fuego y en 37 por ciento de los hogares existe un adulto que posee al menos una.

Se calcula que cada año mueren 33.880 personas por disparos de armas de fuego, lo que equivale a un promedio de 93 fallecidos al día, según estudios realizados por la Campaña Brady para la Prevención de la Violencia con Armas de Fuego y el Centro de Prevención y Control de Lesiones de Estados Unidos.

¿Es legal portar armas de fuego en EE.UU.?

Sí, la Constitución de EE.UU. en su segunda enmienda consagra el derecho a portar armas de fuego. La Carta de Derechos aprobada el 15 de diciembre de 1791 dice en su traducción al español: “Siendo una milicia bien preparada necesaria para la seguridad de un estado libre, el derecho del Pueblo a tener y portar armas no será vulnerado".

La cultura de la armas está muy conectada a las raíces del país, sin embargo, ha sido utilizada por el poderoso lobby de armas para la defensa del “derecho individual”  y de su negocio lucrativo que supone unos 10 mil millones de dólares anuales para la industria estadounidense.

El único cambio legal significativo en todo el país se hizo en 2007, cuando se amplió la prohibición de venta a personas con trastornos y delincuentes. Las mayores restricciones en los últimos años las han impulsado los Estados.

Cada Estado en EE.UU. tiene sus propias leyes. Después de la masacre de Sandy Hook, se aprobó una ley en Connecticut que prohibió los rifles semiautomáticos (o armas de asalto, como también se les conoce).

Pero otros estados suavizaron sus leyes sobre armas. En 1994 se aprobó una prohibición en las armas de asalto semiautomáticas y cargadores de alta capacidad, que fue retirada en 2004.

Este tipo de armas permite disparar más rápido y por períodos más cortos de tiempo cada vez y, consecuentemente, son capaces de matar a más gente en sus ataques.

Georgia aprobó una ley que permite a la gente llevar armas a los salones de clase, clubes nocturnos y otros lugares.

Datos del Buró Federal de Investigaciones (FBI por sus siglas en inglés) registran más de 40 episodios de "tiradores activos" en las escuelas desde 2000.

Mueren más personas por armas de fuego que por terrorismo

Estados Unidos gasta aproximadamente 100 mil millones de dólares al año en seguridad y defensa contra el terrorismo. El mismo Congreso que aprueba el presupuesto de defensa ha negado las leyes sobre el control de armas.

Paradójicamente, mueren más por armas de fuego que por terrorismo. Solo en 2015 murieron un total de 462 personas y resultaron heridos alrededor de mil en más de 300 tiroteos que se registraron en ese año.

¿Qué han hecho los partidos políticos?

Los demócratas históricamente favorecen más las leyes sobre el control de armas y se oponen, además, a  llevar armas ocultas en lugares públicos. En 2015 presentaron en el senado estadounidense un proyecto que incluía una serie de principios para el control de armas, la imposición de controles de antecedentes para la venta de armas de Internet y la expansión de bases de datos de compradores, así como la aplicación de medidas restrictivas contra el mercado ilegal de armamento.

Los republicanos, en cambio, rechazan el control de armas y son fuertes defensores de la Segunda Enmienda (que establece el derecho a portar armas) así como el derecho de llevar armas ocultas.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.