• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Sembrar honestidad y amistad es la mejor forma de cosechar cooperación y progreso en términos de derechos humanos.

Sembrar honestidad y amistad es la mejor forma de cosechar cooperación y progreso en términos de derechos humanos. | Foto: Misión Verdad

Publicado 11 octubre 2018
El arsenal de derechos humanos armados también incluye guerras no convencionales, como las guerras económicas y los regímenes de sanciones, aparentemente justificadas por las presuntas violaciones de los derechos humanos del Estado objetivo.

La utilización de los derechos humanos como un arma ha transformado el derecho individual y colectivo a la asistencia, la protección, el respeto y la solidaridad, basados en nuestra dignidad e igualdad humanas comunes, en un arsenal hostil a los competidores y adversarios políticos. En la reserva de derechos humanos como arma, la técnica de "nombrar y avergonzar" se ha convertido en una especie de ubicuo Kalashnikov.

Sin embargo, la experiencia demuestra que nombrar y avergonzar no alivia el sufrimiento de las víctimas y solo satisface los objetivos estratégicos de ciertos gobiernos, organizaciones no gubernamentales y una creciente industria de derechos humanos que instrumentaliza los derechos humanos con el fin de desestabilizar a otros y con la suficiente frecuencia para facilitar el "cambio de régimen", independientemente de lo antidemocrático que pueda parecer y no obstante el principio del derecho internacional consuetudinario de no intervención en los asuntos internos de los Estados soberanos. Esta estrategia se basa en la falsa premisa de que el "nombrador" de alguna manera posee autoridad moral y que el "nombrado" reconocerá esta superioridad moral y actuará en consecuencia. Teóricamente, esto podría funcionar si el "nombrador" practicara "nombrar y avergonzar" de una manera no selectiva y se abstuviera de estándares dobles obvios. Por desgracia, la técnica con frecuencia es contraproducente, porque el "nombrador" tiene sus propios esqueletos en el armario. Este ejemplo clásico de deshonestidad intelectual generalmente refuerza la resistencia de los "nombrados", quienes estarán incluso menos dispuestos a tomar medidas para corregir violaciones reales o presuntas. O, lo que se puede suponer, el "nombrador" en realidad quiere que el "nombrado" refuerce la resistencia y se niegue a hacer concesiones, para que el "nombrado" pueda ser denunciado aún más fuerte. Esto encaja en el concepto de los derechos humanos como una herramienta de política exterior, que no pretende mejorar la vida de las personas sino facilitar los objetivos geoeconómicos.

Otra técnica de la guerra de normas es lo que se denomina "lawfare", mediante el cual la "ley" se usa para subvertir el imperio de la ley, y el derecho penal internacional se instrumentaliza para demonizar a ciertos líderes y no a otros. Un juez que se respeta a sí mismo no traicionaría a la profesión jugando a este tipo de juego, pero algunos lo hacen, y en lugar de salvaguardar el espíritu del estado de derecho, estos jueces politizados lo corrompen (recuerde el Volksgerichtshof de Roland Freisler!) Socavando así la credibilidad de Todo el sistema.

El arsenal de derechos humanos armados también incluye guerras no convencionales, como las guerras económicas y los regímenes de sanciones, aparentemente justificadas por las presuntas violaciones de los derechos humanos del Estado objetivo. El resultado es que, lejos de ayudar a las víctimas, se toma como rehenes a poblaciones enteras, víctimas no solo de violaciones por parte de sus propios gobiernos, sino también de "castigos colectivos" por parte de los Estados que sancionan. Esto puede conllevar crímenes de lesa humanidad, cuando como consecuencia se afecta la seguridad alimentaria, los medicamentos y el equipo médico se vuelven escasos o están disponibles solo a precios exorbitantes. Demostrablemente, las sanciones económicas matan. Bajo ciertas condiciones, "nombrar y avergonzar" implica nuevas violaciones de los derechos humanos y el imperio de la ley, en contra de Arts. 6, 14, 17, 19 y 26 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, y podría alcanzar el umbral de lo que se denomina "discurso de odio" (Art. 20).

Conclusión: si bien en casos específicos, "nombrar y avergonzar", particularmente por parte de las ONG, ha dado resultados positivos, no es una panacea para todos los abusos contra los derechos humanos. En situaciones más complejas, “nombrar y avergonzar” ha agravado una situación o ha demostrado ser un instrumento de cambio completamente ineficaz. Los Estados harían bien en volver a visitar Mateo VII, 3-5 y reemplazar la obsoleta técnica de "nombrar y avergonzar" por propuestas de buena fe y recomendaciones constructivas, acompañadas por la oferta de servicios de asesoría y asistencia técnica. con el fin de ayudar concretamente a las víctimas en el suelo.

Sembrar honestidad y amistad es la mejor forma de cosechar cooperación y progreso en términos de derechos humanos. Lo que más se necesita hoy en día es una diplomacia madura, negociaciones orientadas a resultados, una cultura de diálogo y mediación, en lugar de esta cultura petulante de grandeza, intransigencia y más sagrado de lo que aparenta que no ayuda a nadie.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.