• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Las grandes empresas mediáticas de América Latina han hecho mutis por el foro, sus principales directivos callan y borran cualquier relación con ese pasado de “amistad” y buenos negocios con Odebrecht.

Las grandes empresas mediáticas de América Latina han hecho mutis por el foro, sus principales directivos callan y borran cualquier relación con ese pasado de “amistad” y buenos negocios con Odebrecht. | Foto: EFE

La lucha contra la corrupción, si bien tiene un asiento moral y de orden público, no es solo para crucificar a los funcionarios que aceptaron dinero de las empresas corruptoras sino también para el engranaje mediático y moralista que sustentó la supuesta honorabilidad, prestigio y eficiencia de Odebrecht, por poner el ejemplo en boga, pues en realidad hay otras empresas más.

Una oleada de moralismo recorre América Latina. Y quienes más golpes de pecho se dan son los representantes de los medios de comunicación comerciales de la región. ¿Y no eran ellos también los que recibían a los representantes de Odebrecht en calidad de magnates y súper hombres de negocios, con quienes departían y viajaban a eventos “culturales”? No son precisamente esos medios y periodistas los que mejor y más puedan hablar de honestidad y lucha contra la corrupción, si fueron en la práctica la mascarada de la corrupción en el sector privado y para el enlace con las autoridades de algunos países.

El aparato corrupto y corruptor llamado Odebrecht organizaba concursos de periodismo, premiaba a periodistas “objetivos”, que supuestamente investigaban la corrupción, pero que jamás señalaron con el dedo a la empresa brasileña. Algunos de ellos ahora callan porque saben que en cualquier momento pueden aparecer facturas o fotos de sus viajes y reuniones con los señores Odebrecht.

Esa misma entidad corruptora pagaba pasajes de avión en primera clase a editores y directores para asistir a la Bienal de Sao Paulo y “auspiciaba” premios de pintura, compraba cuadros y obras a “destacados” artistas que hoy se callan con absoluta desfachatez, sin descartar otros pagos que no aparecen en determinadas cuentas de esos personajes y artistas, que en ciertos círculos eran muy conocidos y hasta “envidiados”.

En cada país de América Latina, donde obtuvo contratos la empresa brasileña, hay historias de cómo fue atendida por la prensa comercial. Aquellos periodistas que “coordinaron” la publicación de los PanamaPapers no han hecho una sola investigación, señalamiento o por lo menos una nota que explique de qué manera quienes recibieron plata de Odebrecht y la depositaron en paraísos fiscales son los mismos que fueron beneficiarios de los contratos a empresarios, abogados y medios de comunicación privados.

La lucha contra la corrupción, si bien tiene un asiento moral y de orden público, no es solo para crucificar a los funcionarios que aceptaron dinero de las empresas corruptoras sino también para el engranaje mediático y moralista que sustentó la supuesta honorabilidad, prestigio y eficiencia de Odebrecht, por poner el ejemplo en boga, pues en realidad hay otras empresas más.

Por solo poner solo cuatro casos, en Ecuador, Perú, Chile y Colombia, se sabía quiénes eran los abogados de Odebrecht, quiénes facilitaban las reuniones con autoridades de los municipios y del gobierno central desde 1985. Ojo, desde 1985, no desde hace tres o cuatro años. Son más de tres décadas de negocios y encuentros, premios y cocteles, viajes y reconocimientos a las “personalidades” del mundo empresarial, mediático y político con dinero de la ahora más desprestigiada empresa privada del mundo. 

En Ecuador, por ejemplo, Charly Pareja Cordero (conocido como Capaco),ex secretario privado del ex presidente derechista socialcristiano León Febres Cordero, era el abogado de Odebrecht. Pareja es primo de Carlos Pareja Yanuzelli (conocido como Capaya), gerente de Petroecuador en el gobierno de Rafael Correa, y cumple una condena de cinco años, en uno de los juicios por corrupción, pero tiene otros por peculado y lavado de dinero. 

Ahora Pareja Cordero tiene un proceso judicial en su contra y fue liberado en Perú por una alerta de la Interpol. Se declara perseguido político y en la prensa comercial ecuatoriana y peruana poco se habla de él, cuando en la práctica tiene tanta responsabilidad y buena información, que cualquier fiscalía ansiosa de verdades debería tener en sus manos. ¿No fue por eso que antes de huir del Ecuador destruyó todas las computadoras de su casa cuando el gobierno de Rafael Correa ordenó su detención?

De todo esto, las grandes empresas mediáticas de América Latina han hecho mutis por el foro, sus principales directivos callan y borran cualquier relación con ese pasado de “amistad” y buenos negocios con Odebrecht y, por supuesto, los editorialistas y algunos dirigentes políticos evitan hablar de cuántas veces fueron invitados por la firma brasileña y de qué modo avalaron su presencia en cada país.

Solo como referencia valdría la pena mirar estas notas para saber cómo, en Ecuador, la empresa corruptora manejó de un modo inteligente su red de colaboradores en la prensa y en personajes del empresariado privado y de las élites políticas y económicas para sustentar su “prestigio”:

1.- http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/judicial/13/odebrecht-pago-al-consorcio-juridico-de-capaco-usd-2-millones-por-asesoria-legal

2.- http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/politica/2/odebrecht-movio-usd-37-5-millones-con-sus-offshore

3.- http://datocertero.com/2017/02/07/urgente-lee-aqui-todos-los-correos-capaco-revelaron-funcionamiento-una-red-corrupcion-petrolera-ecuador/

4.- http://datocertero.com/2017/02/02/orden-de-detencion-contra-leonardo-bohrer-cunado-de-jaime-nebot/

5.- http://datocertero.com/2017/01/20/urgente-lista-completa-y-sin-censura-de-politicos-ecuatorianos-que-recibieron-sobornos-de-odebrecht-caixa-2/

6.- http://datocertero.com/2017/01/12/caso-odebrecht-salpica-a-otro-amigo-de-rodas/


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitadas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.