• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Organizaciones de derechos humanos alrededor del mundo celebraron la condena de Dominic Ongwen por sus crímenes de guerra y de lesa humanidad.

Organizaciones de derechos humanos alrededor del mundo celebraron la condena de Dominic Ongwen por sus crímenes de guerra y de lesa humanidad. | Foto: Corte Penal Internacional

Publicado 5 febrero 2021


Blogs



Dominic Ongwen está acusado de 61 crímenes de guerra y de lesa humanidad como matanzas y matrimonios forzados.

La Corte Penal Internacional (CPI), con sede en La Haya, Países Bajos, condenó el jueves a un excomandante del grupo paramilitar ugandés Ejército de Resistencia del Señor (LRA, por sus siglas en inglés) en un juicio en el cual enfrenta cargos por docenas de crímenes de guerra y de lesa humanidad.

LEA TAMBIÉN: 

Refugiados en Uganda demandan atención a sus necesidades

Dominic Ongwen, quien fue secuestrado por la milicia extremista cuando tenía 9 años y convertido en un niño soldado que más tarde llegó un puesto de mando, será sentenciado más adelante. Se enfrenta a una pena máxima de cadena perpetua.

El fallo describió los horrores de los ataques del LRA contra campamentos de civiles desplazados en el norte de Uganda a principios de la década de los años 2000, y los abusos de Ongwen a mujeres obligadas a ser sus "esposas".

La condena incluye unos 61 crímenes de guerra y de lesa humanidad, entre ellos el de embarazo forzado, matrimonio forzado, tortura, violación, esclavitud sexual y ultrajes a la dignidad personal.

El magistrado presidente del tribunal, Bertram Schmitt, dijo que la historia del sospechoso como niño soldado forzoso podría ser considerada en la fase de la sentencia, pero dejó claro que "este caso es sobre los crímenes cometidos por Dominic Ongwen como adulto plenamente responsable y comandante del LRA entre los 25 y los 30 años".

El magistrado Schmitt, quien hizo la lectura pública del veredicto, leyó en voz alta los nombres de decenas de víctimas y explicó que los miembros del LRA "también dispararon contra civiles. Tenían orden de dispararles en la cabeza y en el pecho para asegurarse de que morían".

El equipo legal de Ongwen, quien tiene la posibilidad de presentar un recurso de apelación, había argumentado que su cliente fue una víctima del LRA, pues fue enrolado al grupo armado cuando era un niño y decía obedecer de manera ciega a su líder, Joseph Kony.

La fiscal jefa de la CPI, Fatou Bensouda, se felicitó por la sentencia y dijo en un comunicado que sus pensamientos "están con las víctimas de los atroces crímenes que presenciamos" y "los desgarradores relatos de las víctimas, al final reconocidos a través de este veredicto".

La jurista dijo que tiene esperanza en "la determinación colectiva de la comunidad internacional de poner fin a la impunidad" de los delitos juzgados, "incluidos los sexuales, por razón de sexo y los crímenes contra los niños".

El LRA nació a finales de los años 1980, es de inspiración cristiana y se calcula que a lo largo de su historia ha reclutado a más de 20.000 niños soldado en su lucha contra el Gobierno de Yoweri Museveni, aunque en la actualidad se encuentra muy debilitado.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.