• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Esta es el más reciente episodio de protestas que se produce en Túnez bajo el Gobierno de Kais Saied.

Esta es el más reciente episodio de protestas que se produce en Túnez bajo el Gobierno de Kais Saied. | Foto: Europa Press

Publicado 22 junio 2020


Blogs



Desde hace varias semanas la población reclama que el Estado asuma los acuerdos firmado en 2017 para incrementar el empleo y las inversiones en la zona.

El Ejército de Túnez se desplegó este lunes en varios puntos de la localidad de Tatauine, en el sur del país, para contener una serie de protestas que se mantenían activas desde el pasado domingo.

LEA TAMBIÉN: 

Juramentan a nuevos miembros del Gobierno de Túnez

Por su parte, fuerzas de la Policía reprimieron a una sentada en la zona desértica del sitio petrolero de El Kamour, convocada para expresar su descontento por los altos índices de desempleo que vive la nación.

La Unión Regional del Trabajo (URT) de Tataunine, vinculada a la Unión General de Trabajadores de Túnez (UGTT), ha denunciado la brutalidad de la intervención policial contra la sentada, al considerar que "constituye un atentado contra la credibilidad de la organización sindical".

Las fuerzas de seguridad dispararon gases lacrimógenos a las personas allí reunidas y el saldo de heridos reportados hasta el momento asciende a una decena de civiles y ocho militares.

Los manifestantes ocuparon una calle principal de la ciudad donde quemaron neumáticos y exigían al Gobierno el cumplimiento de los compromisos contraídos en 2017.

Desde hace varias semanas la población reclama que el Estado asuma dichos acuerdos en los que el incremento del empleo y las inversiones constituían temas prioritarios en un territorio que aporta el 40 por ciento del petróleo nacional y 20 por ciento del gas.

Acuerdos de 2017

Hace tres años un movimiento similar se generó en El Kamour cuando los manifestantes cerraron varios puntos del gasoducto al considerar que el Estado se desentendía de la falta de infraestructuras y el alto índice de desempleo del país, que en 2019 alcanzó el 28,7 por ciento.

Tras la presión, el Gobierno se comprometió a contratar a 4.500 jóvenes desempleados en las compañías estatales petroleras y de medioambiente, además de una inversión de 27 millones de euros anuales.

Desde entonces, las protestas se repiten de manera periódica y el portavoz del movimiento, Tarek Haddad, reveló a finales de año en una entrevista a radio Tataouine, que tan sólo 70 personas han sido contratadas.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.