• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Voluntarios gestionados por la ONU se han sumado a las labores de recuperación de Beirut, tras el desastre de la pasada semana.

Voluntarios gestionados por la ONU se han sumado a las labores de recuperación de Beirut, tras el desastre de la pasada semana. | Foto: EFE

Publicado 12 agosto 2020


Blogs



Entidades internacionales buscan limitar la emergencia alimentaria y sanitaria, agudizadas por la reciente explosión.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) decidió distribuir canastas con productos alimenticios a 50.000 libaneses por los próximos seis meses. La institución ampliará su plan actual de asistencia en efectivo en el Líbano, para incluir a los residentes de Beirut que fueron directamente afectados por la explosión.

LEA TAMBIÉN

El primer ministro de Líbano anuncia la dimisión del Gobierno

El programa indicó que necesita 235 millones de dólares para brindar apoyo alimentario a los grupos más vulnerables, además del apoyo logístico.

A su vez, un informe de la Oficina de Coordinación de Asistencia de las Naciones Unidas dijo que la pérdida de vidas en Beirut, el martes pasado, ascendió a 160, mientras que el número de heridos superó los 6.000.

Entre los fallecidos, al menos 34 eran refugiados, según informó la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur), entidad que sigue recabando datos sobre los decesos.

De acuerdo con Acnur, hay más de 884.000 refugiados sirios registrados que viven en el Líbano, muchos de los cuales huyen de la actual guerra que afecta al país vecino.

El pasado 4 de agosto unas 2.700 toneladas de nitrato de amonio, que habían sido almacenadas en el único puerto de Beirut durante seis años, se incendiaron, causando una devastadora explosión que destruyó propiedades a varios kilómetros de distancia.

El desastre ha generado, además del número de muertos y heridos, unas 300.000 personas sin hogar. También ha desencadenado una nueva serie de protestas en el país, matizada por la prolongada crisis económica y la corrupción.

Este lunes, el primer ministro libanés, Hassan Diab, quien llevaba apenas siete meses en el cargo, renunció junto con su gabinete, calificando la catástrofe de resultado de una corrupción endémica.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.