• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
“¡Que se vayan todos!” fue la consigna que se escuchó no solo en la capital sino en varias regiones del país.

“¡Que se vayan todos!” fue la consigna que se escuchó no solo en la capital sino en varias regiones del país. | Foto: Twitter

Publicado 6 septiembre 2019

En julio, el presidente presentó ante el Congreso una reforma constitucional de adelanto de elecciones generales.

Una jornada de movilizaciones vivió Perú este jueves en la que organizaciones sociales y políticas demandaron el adelanto de las elecciones generales de 2021 a 2020.

LEA TAMBIÉN:

Continúa la ayuda internacional en Bolivia para sofocar incendios

Desde las ciudades de Arequipa, Trujillo, Cusco y otras urbes, estudiantes, feministas y delegaciones campesinas e indígenas, y en un segundo plano fuerzas políticas de izquierda y centro, repudiaron al Parlamento opositor y exigieron que se cumpla esta medida.

Los manifestantes culpan a la mayoría neoliberal del Congreso peruano de dilatar el debate sobre los comicios adelantados con el objetivo de impedirlo y buscar la vacancia del presidente Vizcarra.

La movilización llamada ¡Que se vayan todos! recibió el apoyo del presidente Martín Vizcarra quien justificó la actitud rebelde de los ciudadanos.

Este apoyo presidencial generó molestias en los legisladores quienes acusaron al mandatario de promover las manifestaciones y poner en riesgo la integridad de los congresistas.

La líder del progresista Movimiento Nuevo Perú, Verónika Mendoza, expresó: “Necesitamos una renovación total de la forma de hacer política, de la manera de gestionar el Estado y la economía a favor de los peruanos”.

“El presidente está constitucionalmente habilitado para activar el mecanismo legal de cierre del Parlamento para convocar nuevas elecciones, lo que consideró lo más democrático en la situación presente”, señaló.

Perú vive actualmente una crisis que según organizaciones sociales y políticas progresistas, tiene su causa en el manejo autoritario del Legislativo y su protección a investigados por corrupción.

Por su parte, Vizcarra maneja la posibilidad de activar el mecanismo constitucional de disolución del Congreso aunque eso podía llevar a una respuesta que resultaría en su destitución.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.