• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El pasado 29 de julio agotamos los recursos naturales que la Tierra es capaz de generar en 2019.

El pasado 29 de julio agotamos los recursos naturales que la Tierra es capaz de generar en 2019. | Foto: EFE

Publicado 1 agosto 2019

Nueve millones de personas mueren cada año por la contaminación del aire y el agua. El cambio climático amenaza a la Tierra y sus habitantes, pero aún hay posibilidad de revertir esta situación.

La Pachamama está en peligro y sus habitantes también. Este 1 de agosto los pueblos originarios de América Latina inician las celebraciones de la Madre Tierra para agredecer con rituales ancestrales la generosidad de sus frutos. Sin embargo, la mayor parte del mundo aún ignora que nos dirigimos hacia un colapso climático, sanitario y social.

LEA TAMBIÉN:
Así se vive la celebración ancestral de la Pachamama

Sí, el cambio climático no es solo el derretimiento de los glaciares. Al contrario, su mayor impacto es contra la humanidad y todos los seres vivos del planeta, que deberán enfrentarse a una escasez de recursos naturales sin precedentes. De hecho, el pasado 29 de julio agotamos las reservas agua, tierra y aire limpio que la Tierra es capaz de generar en 2019, según cálculos de la ONG Global Footprint Network. En 1970, cuando empezó el registro, llegábamos al 23 de diciembre, ahora nos adelantamos cinco meses.

De acuerdo a la Asamblea de Naciones Unidas para el Medio Ambiente nueve millones de personas mueren cada año por la contaminación del aire y el agua. Eso se debe a que "los patrones actuales de consumo, producción y desigualdad no son sostenibles" y su impacto se hace sentir. Por ello, la organización isnta a los pueblos del mundo a pensar en combatir el cambio climático como una responsabilidad de todos, porque los efectos no discriminan entre nacionalidades ni latitudes.

Origen del cambio climático

Los gases de efecto invernadero (GEI) permiten a la atmósfera retener parte del calor del Sol. Sin ellos la temperatura del planeta sería de 18 0C bajo cero. Entonces, estamos hablando de un proceso natural y esencial para la supervivencia de los seres humanos. 

Sin embargo, el problema inicia cuando esos gases aumentan desenfrenadamente a causa de las acciones de la humanidad, específicamente por más de un siglo de industrialización, deforestación y agricultura a gran escala. Esto produce que la atmósfera retenga más calor del necesario y se produce lo que conocemos como el calentamiento global.

Como consecuencia, ahora enfrentamos cambios metereológicos extremos, aumento del nivel del mar (más riesgo de inundaciones), y la producción de alimentos se ve amenazada.

Daños actuales a la Pachamama

La Asamblea de Naciones Unidas para el Medio Ambiente presentó en marzo la investigación “Perspectivas del Medio Ambiente Mundial 6”, en la cual detalla que desde 1970 ha desaparecido el 40 por ciento de los humedales, mientras que la población mundial de vertebrados se redujo un 60 por ciento.

Además, en la última década hemos vivido ocho de los diez años más cálidos de la historia, como resultado del aumento de temperatura mundial entre 0,8 y 1,2 grados centígrados desde 1880. También el Ártico la temperatura subirá entre 3 y 5 grados centígrados para 2050 y provocorá que suba el nivel de los océanos.

La investigación advierte que las tierras en peligro de degradación abarcan el 29 por ciento de las tierras del mundo, donde habitan 3.200 millones de personas. Es aquí donde entra de lleno el rol de que deben tener las personas, especialmente los Gobiernos y las grandes corporaciones, en la lucha contra el cambio climático.

De hecho, el informe detalla que 2.300 millones de personas (uno de cada tres habitantes del mundo) no tienen acceso a servicios de saneamiento adecuados. Mientras que cada año mueren 1,4 millones de personas por enfermedades prevenibles (como diarrea) asociadas al agua potable contaminada. Todo esto conlleva a una sola conclusión: no se trata de osos polares desapareciendo, son todos los seres vivos los que corremos peligro.

Las Naciones Unidas persiste en su mensaje sobre tomar medidas urgentes "para detener y revertir esa situación y proteger así la salud humana y ambiental”. 

¿Pero qué podemos hacer?

- Mitigar el cambio climático con la reducción de los gases de efecto invernadero
- Reducir la degradación de la tierra, la pérdida de biodiversidad y la quema de combustibles fósiles
- Disminuir la contaminación del aire, la tierra y las aguas
- Mejorar la gestión del agua

No son medidas fáciles, tampoco las logrará un grupo de personas, pero sí son soluciones posibles y realizables con el compromiso de todos los países.

“Estamos causando el cambio climático y la pérdida de biodiversidad. No habrá mañana para muchas personas, a menos que nos detengamos”, alertó Joyce Msuya, directora ejecutiva de ONU Medio Ambiente.

El próximo 20 de septiembre, el secretario general de la ONU, António Guterres, convocará a los Estados Miembro a que participen en una cumbre sobre el clima donde se reunirán los líderes del mundo, el sector privado y la sociedad civil. La meta es impulsar el proceso multilateral y acelerar la acción contra el cambio climático.

Con este objetivo, la Cumbre se enfocará en objetivos específicos sobre qué se debe hacer en la industria pesada y las ciudades, así como impulsar soluciones ecológicas innovadoras. 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.