• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
La fundación, en 1945, de la ONU supuso la esperanza de resolver, por la vía pacífica, las controversias internacionales.

La fundación, en 1945, de la ONU supuso la esperanza de resolver, por la vía pacífica, las controversias internacionales. | Foto: Sitio Oficial ONU

Publicado 24 octubre 2020


Blogs



El 75 aniversario del Día de la ONU se celebra en medio de la inédita expansión de la Covid-19.

El Día de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) marca el aniversario de la entrada en vigor, en 1945, de la Carta de las Naciones Unidas. Aunque no hay otra organización mundial que tenga la legitimidad, el poder de convocatoria y el impacto normativo de las Naciones Unidas; al llegar a su aniversario 75 se escuchan, cada vez más, voces que se cuestionan, tanto por la derecha como por la izquierda del espectro político, la actualidad de la misma.

LEA TAMBIÉN: 

Ofrecen concierto virtual por el Día de Naciones Unidas

Al arribar a su aniversario 75, ¿cómo se ve a sí misma la ONU?

En un mensaje del secretario general, Antonio Guterres, se pueden encontrar los que serían los principales desafíos de la organización en este momento: la lucha contra la pandemia de la Covid-19 y el combate al racismo. Frente a tal realidad, Guterres dice contar con una "guía siempre actual": la Carta de las Naciones Unidas.

Según Guterres, la "Carta" y sus principios, firmada hace 75 años "mantienen la misma vigencia hoy en día", en tanto persiste "la fe en los derechos humanos", la lucha por la "igualdad de derechos de hombres y mujeres", la "dignidad y el valor de cada persona", el "derecho internacional y el arreglo pacífico de las controversias", un "concepto más amplio de la libertad", entre otros.

La ONU insiste en que, bajo el paraguas de la Carta, se puede estar "a la altura de estos desafíos". Sin embargo, ¿cuán vigente es la ONU a día de hoy?

La ONU surgió como parte del colofón de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945): desde entonces el mundo ha cambiado mucho; sin embargo, la estructura central de la ONU ha cambiado muy poco (Asamblea General + Consejo de Seguridad, con miembros permanentes). 

Todavía es posible para los cinco países miembros permanentes del Consejo de Seguridad (Rusia, China, Estados Unidos, Francia y Reino Unido) vetar cualquier decisión mayoritaria (de la Asamblea General o del propio Consejo) que no les convenga; y ha sido un privilegio que no han dudado en utilizar todas esas potencias.

De hecho, a pesar de los llamados, multiplicados a partir de la década de los setenta, sobre todo a partir del impulso de movimientos de países como los No-Alineados (MNOAL), el Consejo de Seguridad y, en general, todo el sistema de las Naciones Unidas, no ha sido reformado ni democratizado.

En referencia a ese problema, el expresidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas (2008-2009), el nicaragüense Miguel D'Escoto (1933-2017), sostuvo que la ONU actual es "un fraude, es una mentira (y) es una dictadura". En ese sentido, abundó "No son Naciones Unidas, son naciones sometidas a la voluntad del imperio y tiene una serie de amarres de todo tipo en la carta que está en vigencia para evitar que se reforme".

A propósito del 75 aniversario y sus repercusiones; Barbara Adams, presidenta de la junta del Foro de Política Global, dijo que el mundo fue testigo una vez más durante la celebración, "de la enorme brecha entre el diagnóstico bien articulado de dónde estamos y lo que hay que hacer, no solo frente a la Covid-19, sino también ante las desigualdades preexistentes, las vulnerabilidades y la violencia multidimensional".

Adams, quien también fuera jefa de una organización que antecedió a ONU-Mujeres, recordó que en la jornada de conmemoración de los 75 años, algunos participantes se preguntaron si la ONU ha sido o quiere ser "capturada" por una o más potencias mundiales, en clara referencia al papel de Estados Unidos, Rusia y China.

El exdirector de la División de Población de la ONU dijo que los discursos de los participantes en la cumbre en línea por los 75 años de la organización "no estuvieron a la altura de lo que se estaba conmemorando, ni de los desafíos actuales en que las diferentes crisis colocan a la humanidad y a sus dirigentes".

Muchos analistas piensan que este es un momento clave para apuntalar el orden nacido después de 1945, para dejarlo morir o para plantear un nuevo sistema de relaciones internacionales que responda a las exigencias del siglo XXI. 

Antonio Remiro Brotons, profesor emérito de Relaciones Internacionales de la Universidad Autónoma de Madrid y miembro del Tribunal Permanente de Arbitraje de La Haya ha dicho al respecto: "Tendría que hacerse algo como las conferencias de Bretton Woods y Dumbarton Oaks, que estuvieron en el origen de la carta de Naciones Unidas. Su reforma siempre ha estado ahí, especialmente desde que en 1989 acabó la Guerra Fría, y no se supo aprovechar la ocasión que brindaba este hecho histórico. Ahora no se debería fallar de nuevo", señala.

En cualquier caso, lo que sí continúa vigente son las interrogantes de Fidel Castro, en 1995, en ocasión del aniversario 50: "¿Hasta cuándo habrá que esperar antes de que se hagan realidad la democratización de las Naciones Unidas, la independencia y la igualdad soberana de los Estados, la no intervención en sus asuntos internos y la verdadera cooperación internacional?"; o cinco años después: "Cualquiera comprende que el objetivo fundamental de las Naciones Unidas, en el siglo apremiante que comienza, es el de salvar al mundo, no sólo de la guerra sino también del subdesarrollo, el hambre, las enfermedades, la pobreza y la destrucción de los medios naturales indispensables para la existencia humana. ¡Y debe hacerlo con premura antes de que sea demasiado tarde!".


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.