• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Bamu y su familia en la nueva aldea de Taoyuan, que cuenta con servicios de agua, electricidad, telecomunicaciones y modernas carreteras..

Bamu y su familia en la nueva aldea de Taoyuan, que cuenta con servicios de agua, electricidad, telecomunicaciones y modernas carreteras.. | Foto: Xinhua

Publicado 4 febrero 2021


Blogs



En 2010 se hizo conocida gracias a una icónica foto, y 11 años después cuenta cómo su vida cambió.

El fotógrafo Zhou Ke tardó 11 años buscando a una mujer a la que retrató el 30 de enero de 2010, durante la temporada de viajes de la Fiesta de Primavera en China.

LEA TAMBIÉN: 

China anuncia erradicación de la pobreza extrema

Ese día le hizo una foto que, tras publicarse, tocó el corazón de muchas personas: una joven madre, llamada Bamu Yubumu, sostiene a una bebé de brazos con su mano derecha, mientras con la izquierda carga un mochila y en la espalda lleva una enorme bolsa.

Ke capturó el momento en que esa joven de la etnia yi, oriunda de la prefectura autónoma yi de Liangshan (provincia de Sichuan, suroeste), aguardaba su tren en la ciudad de Nanchang para viajar a su hogar para la reunión familiar por las festividades.

Tras mucho buscarla, Ke encontró a Bamu y comprendió que su hallazgo era una suerte de alegoría a los cambios experimentados por los pobladores rurales de China gracias a los pasos de su Gobierno para combatir la pobreza.

El viaje de Bamu en 2010 hasta su pobre hogar le tomó tres días y dos noches. Ahora, gracias a los trenes de alta velocidad, el recorrido entre Nanchang y Chengdu, capital de Sichuan, toma ocho horas, y de aquí a su casa otras seis.

Con 32 años, Bamu pasó su infancia viviendo en una montaña alta y nunca pudo asistir a la escuela. Después de casarse, ella y su esposo se asentaron al pie de la montaña en una casa sin electricidad.

En ese momento solo disponían de 0.4 hectáreas de terreno árido, en el que plantaban maíz, papas y alforfón. Gracias a su primer empleo, devengaba un salario de 500 yuanes (77 dólares) al mes.

Pero su suerte comenzó a cambiar una vez que se comenzó a aplicar en su aldea, Taoyuan, un proyecto de alivio de la pobreza. En 2014, la familia fue registrada como un hogar pobre por el Gobierno local.

Cuatro años después, recibieron un subsidio de vivienda de 40.000 yuanes (6.200 dólares). Con otros 70.000 yuanes (10.800 dólares) de ahorros, Bamu y su hija construyeron una casa de concreto y cemento.

Desde 2013, Bamu ha dado a luz a otros tres niños, todos en hospitales locales gratuitos, y ha recibido apoyo financiero para la atención médica y educación de sus hijos.

Durante 2020, sus ingresos familiares ascendieron a 100.000 yuanes (15.480 dólares) y salieron de la pobreza con éxito. Sus niños reciben educación en una escuela cercana.

Actualmente, los aldeanos de Taoyuan tienen acceso a agua de grifo, carreteras modernas, electricidad y telecomunicaciones.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.