• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Mercedes Sosa se convirtió en la voz de un país silenciado durante la dictadura en Argentina.

Mercedes Sosa se convirtió en la voz de un país silenciado durante la dictadura en Argentina. | Foto: El Telégrafo

Publicado 4 octubre 2019

El 4 de octubre del 2009, el continente americano y particularmente los argentinos lloraron la pérdida física de quien ha sido catalogada como la Voz de América Latina.

Mercedes Sosa, quien este viernes cumple una década de fallecida, fue dotada con una voz fuerte y potente como si una premonición del destino anunciara su responsabilidad para encarnar aquellas otras voces que no son escuchadas en Latinoamérica.

LEA TAMBIÉN:

Recordar al Rey del Mambo, Pérez Prado, a 30 años de su muerte


Para muchos, su voz fue un ancla a la tierra patria durante los años de la dictadura y una amalgama para los argentinos en tiempos buenos y malos. Sus letras marcaron el inicio de un sentir que se tradujo en el Movimiento del Nuevo Cancionero y provocó que el mundo escuchara la nueva melodía del continente.


Su presencia imponía la ascendencia cultural de la que era hija y siempre abrazó. Su herencia mezclada entre lo inmigrante y lo indígena fue la clave para encontrar las esencias de su cancionística y su actuar.

 


Entre sus canciones más recordadas están Al Jardín de la República, Canción con todos, Alfonsina y el mar, Gracias a la vida, Como la cigarra, Zamba para no morir, Solo le pido a Dios, La maza, Todo cambia, Duerme negrito o Calle angosta, entre muchas otras.


Esos temas evidenciaron un nuevo sentimiento colectivo, radicalizado por los años de las dictaduras en la región y enfocado en la búsqueda  de un nuevo ideal de país. Los ideales más progresistas de la época fueron musicalizados por la Negra, como la conocían.

Se definió como una mujer de izquierda y expresó en muchas ocasiones que no se puede cantar con miedo, debido a la preocupación de su público de que la ultimaran por sus ideas políticas. "Si te matan, ya sabrá el matador el castigo que tendrá, porque un artista sobre el escenario está totalmente indefenso. No hay manera de salir a cantar con un revólver en la mano. Además, yo no mataría a nadie. Prefiero que me maten antes que tener que matar", dijo en una ocasión.

 

Tucumán la vio nacer el 9 de julio de 1935 bajo el nombre de Haydée Mercedes Sosa. En esta tierra  afloró su espíritu de cantora en el seno de una familia humilde de padre obrero en una fábrica de azúcar y madre lavandera.


A diez años de su muerte, todavía vibran las almas de los que la recuerdan sobre el escenario o de aquellos que  la escuchan por primera vez movidos por la curiosidad de conocer cómo suena la Voz de América.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.