• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Los padres de los estudiantes de Ayotzinapa piden que el ejército mexicano difunda información que posee.

Los padres de los estudiantes de Ayotzinapa piden que el ejército mexicano difunda información que posee. | Foto: @EduardomteleSUR

Publicado 27 mayo 2019





Los padres de los jóvenes de Ayotzinapa mostraron preocupación por el retraso en el nombramiento de un fiscal especial para el caso.

Los padres de los 43 estudiantes normalistas desaparecidos de Ayotzinapa se movilizaron el domingo para exigir respuestas al gobierno del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, luego que se cumplieron 56 meses de la desaparición forzada.

LEA TAMBIÉN:

Mueren seis personas en accidente de helicóptero en México

La marcha para conmemorar que han pasado cuatro años y ocho meses de la desaparición forzada de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Raúl Isidro Burgos, en el central estado de Guerrero, se realizó del Ángel de la Independencia al Hemiciclo a Juárez, en la capital mexicana.

Ayer domingo, los padres de los 43 jóvenes mostraron preocupación porque se ha retardado el nombramiento de un fiscal especial para las averiguaciones del caso.

Dijeron que la Fiscalía General de la República debe mostrar mayor celeridad para poder encontrar a los jóvenes que llevan desaparecidos 56 meses.

Indicaron que, a pesar de que se creó una comisión para la verdad por parte del presidente López Obrador, quien asumió el cargo en diciembre pasado, todavía no hay ningún tipo de avance.

En las reuniones que los padres han tenido mes a mes con el titular de la Subsecretaría para los Derechos Humanos de Gobernación, Alejandro Encinas, con especialistas y abogados, solo se ha planteado una especie de cuál debe ser la ruta que se va a seguir para continuar con la búsqueda de los jóvenes.

Una demanda que se hizo patente el domingo es que el Ejército mexicano tiene que entregar información que posee para poder continuar con las averiguaciones.

Los padres sostienen que elementos del ejército, sobre todo los que tienen su base de operaciones en el estado de Guerrero, fueron omisos ante lo que ocurrió en la madrugada del 26 y 27 de septiembre de 2014.

Afirman que los militares tenían conocimiento de lo que estaba ocurriendo con sus hijos al momento de desaparecer.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.