• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Los grupos pandilleros de El Salvador forman parte de varias ecuaciones políticas en ese país centroamericano.

Los grupos pandilleros de El Salvador forman parte de varias ecuaciones políticas en ese país centroamericano. | Foto: Twitter @FGR_SV

Publicado 8 septiembre 2020


Blogs



Las indagaciones se centran en las presuntas negociaciones entre el presidente salvadoreño y pandillas narcotraficantes.

La Fiscalía General de la República (FGR) de El Salvador anunció el viernes el inicio de una investigación ante una "posible negociación con pandilleros" por el Gobierno de Nayib Bukele (en el poder desde 2019), luego que una extensa investigación periodística revelara indicios de tales entendimientos.

LEA TAMBIÉN: 

Presidente salvadoreño acusa a jueces de obedecer al Parlamento

Se trata de presuntas negociaciones que se habrían producido entre personas del entorno del presidente Nayib Bukele y de la Mara Salvatrucha (MS-13), una de las principales bandas de narcotráfico organizado en el país centroamericano. El presunto "acuerdo" se conoce en el argot político local como "tregua" y habría posibilitado mostrar, de manera artificial, varias jornadas sin homicidios en El Salvador.

Como parte de las investigaciones, y siguiendo la pista de las publicaciones del medio El Faro, fiscales especializados han practicado registros en la sede de Dirección General de Centros Penales, así como cárceles locales en dos departamentos occidentales, en busca de pruebas que demuestren tales vínculos.

La Fiscalía tendría que probar que, como reveló el periódico, son ciertos los cientos de informes del sistema penitenciario en los cuales se documentan numerosas reuniones secretas entre personeros del Gobierno de Bukele y líderes pandilleros. Asimismo, el ente tendría que verificar la veracidad de informes de Inteligencia en los cuales se explica lo pactado.

El intercambio de acciones habría consistido en supuestos beneficios carcelarios para los presos de la MS-13 a cambio de una reducción en los homicidios en uno de los países más inseguros de Centroamérica, así como control de territorios con vistas a las elecciones legislativas de marzo próximo en las cuales Bukele busca alcanzar una mayoría parlamentaria que no tiene en la actualidad.

La MS-13 ganaría que sus miembros encarcelados pudieran tener una alimentación diferenciada, traslado de guardias agresivos con los pandilleros o revertir la decisión de mezclar en las mismas celdas a integrantes de distintos grupos narcotraficantes. Sobre estos supuestos beneficios se da todo lujo de detalles en los documentos.

Según la investigación periodística, se llega incluso a plantear aligerar el régimen de máxima seguridad, derogar leyes y dar a los pandilleros "beneficios" en caso de que el partido de Bukele consiga la victoria en las elecciones del próximo febrero.

 

Por su parte, desde que se publicó la noticia de las supuestas negociaciones, Bukele y los miembros de su Gobierno han negado su veracidad y alegan que se trata de una campaña para desprestigiar sus esfuerzos para acabar con el crimen organizado.
 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.