• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Daniel Ortega recordó a los mártires que ofrendaron su vida por la causa revolucionaria.

Daniel Ortega recordó a los mártires que ofrendaron su vida por la causa revolucionaria. | Foto: @SoySandinista19

Publicado 6 julio 2019

El presidente Daniel Ortega recordó a los héroes y mártires del repliegue táctico a Masaya que derrocó el Gobierno dictatorial de Anastasio Somoza en 1979.

Ante miles de personas el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, junto con líderes históricos del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), conmemoró este sábado el aniversario 40° del repliegue táctico a Masaya que propició la caída de la dictadura de Anastasio Somoza en 1979.

LEA TAMBIÉN: 

Alfred de Zayas: Informe de Bachelet está desequilibrado y no condena bloqueo a Venezuela

El jefe de Estado recordó que la victoria revolucionaria quedó marcada en las páginas históricas del país centroamericano. Ese suceso es la base para seguir defendiendo la tranquilidad y el desarrollo del pueblo, señaló.

"Hace cuarenta años, el 19 de julio de 1979, rescatamos la lucha heroica donde los nicaragüenses rescataron su bandera para tener paz con dignidad (...) estamos rindiendo honores a todos nuestros combatientes que dieron su vida en la insurrección de Managua (capital) y en todos los departamentos del país", indicó el mandatario.

Asimismo, reafirmó que el mejor homenaje que se le puede rendir a los participantes de la proeza de 1979, es defender el derecho a la paz, autodeterminación y soberanía para poder profundizar las políticas sociales que se emprendieron desde la llegada de la revolución sandinista.

En el repliegue táctico participaron más de 6.000 personas, entre ellas combatientes populares, militantes del FSLN y población en general, que caminaron durante 12 horas de Managua (capital) a Masaya (oeste), causando confusión en las filas somocistas y enfrentamientos que dejaron cientos de fallecidos. Los repliegues desde y hacia la capital fueron cruciales para la victoria sandinista. Las distintas facciones que combatían contra la dictadura alcanzaron un acuerdo de unidad que abrió el camino a la "Ofensiva Final". Una huelga general sería el detonante para el derrocamiento del tirano, logrando un gobierno democrático y revolucionario.

Siguiendo el pilar fundamental de hombres y mujeres libres proferido por el líder histórico Augusto Sandino, el Gobierno de Ortega continúa la senda histórica de la justicia social que persigue la erradicación de la pobreza en el país. Ante las conquistas sociales conseguidas por el sandinismo, y la reciente arremetida golpista de la derecha, Ortega manifestó: "Para seguir con trabajo, educación, salud digna es necesario preservar el legado de nuestros líderes guerrilleros: Preservar la paz en Nicaragua".

"A nuestros mártires les decimos que este es el pueblo de Sandino (...) ni se vende, ni se rinde jamás ¡Qué viva el 40 aniversario! ¡Que vivan nuestros héroes y mártires!", concluyó el presidente.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.