• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Entre los fracasos más sonados del Gobierno ultraderechista de Jair Bolsonaro está la política medioambiental.

Entre los fracasos más sonados del Gobierno ultraderechista de Jair Bolsonaro está la política medioambiental. | Foto: Reuters

Publicado 1 enero 2020





En el transcurso del 2019, en Brasil fueron adoptadas medidas económicas de corte neoliberal. Bolsonaro impulsó una reforma previsional que desmejora el retiro de trabajadores.

"Año terrible" vivieron los brasileños, tras 12 meses de la gestión del presidente derechista Jair Bolsonaro, que ha estado marcado por la controversia y la polémica en una variedad de temas, pero también su popularidad apunta a la baja, luego de haber llegado con un alto índice de apoyo de la ciudadanía.

LEA TAMBIÉN: 

Aumenta sensación de inseguridad en la población brasileña

Bolsonaro arrancó su gestión el pasado 1 de enero de 2019 con una popularidad del 49 por ciento, mientras ahora solo un 30 de los brasileños considera su gestión muy buena, mientras que el 36 por ciento la desaprueba abiertamente.

Según la consultora Datafolha, 80 por ciento desconfía de sus declaraciones y un 43 por ciento nunca le creería. Desde la redemocratización, en 1985, solo Fernando Collor ha sido menos valorado que Bolsonaro en su primer año en el Gobierno.

Un 53 por ciento aseguró a Datafolha que Bolsonaro no se comporta de acuerdo con las promesas realizadas durante su investidura.

"El primer año de Jair Bolsonaro demostró que tanto el Presidente de la República como parte de su equipo usaron mentiras y falacias como instrumentos cotidianos de gobierno. Todos mienten. La pregunta es cuándo esto se convierte en una parte estructural de la administración", escribió Leonardo Sakamoto columnista de la UOL Noticias 

Un 56 por ciento de los brasileños reprueba la gestión del capitán retirado de acuerdo con una encuesta de la Confederación Nacional de la Industria (CNI).

El líder ultraderechista se ha caracterizado por realizar declaraciones polémicas sobre la homosexualidad, las mujeres,  y el medio ambiente, además de defender la dictadura pasada en Brasil y mantiene un fuerte antagonismo con la prensa.

Una tercera parte de los ministros del gabinete del Gobierno del capitán de la reserva del Ejército son militares.

Relegados de la política desde que en 1985 cayó una dictadura que se prolongó durante 21 años, los militares son un puntal clave en el proyecto de Bolsonaro, quien sin pudores se declara "armamentista" y considera que "la democracia sólo existe cuando las Fuerzas Armadas lo quieren".

Su discurso castrense rozó extremos cuando ordenó "conmemorar" el 31 de marzo pasado los 55 años del golpe que en 1964 derrocó al entonces presidente Joao Goulart y sumergió al país en uno de los períodos más tenebrosos de su historia.

La economía, entre tanto, se recupera muy lentamente. Brasil ha de crear dos millones de empleos para volver al nivel del 2014. 

“Un crecimiento en torno al 1 por ciento equivale a una estagnación, porque corresponde al mismo nivel de crecimiento de la población en Brasil". 

"No existe ningún elemento que indique que Brasil vaya a retomar el crecimiento económico”, analizó para el sitio de noticias France 24, Adhemar Mineiro, economista del Departamento Intersindical de Estadística y Estudios Socioeconómicos .

Las áreas peor evaluadas del Gobierno son el combate a la miseria, ya que sólo un 14 por ciento de los brasileños aprueba la gestión de Bolsonaro en este aspecto, y la salud, con solo un 15 de calificación positiva.

El índice de aprobación de los brasileños a los esfuerzos de Bolsonaro para combatir la corrupción, el que más empeoró en los últimos meses, cayó desde el 34 por ciento en agosto hasta el 29 en diciembre.

Datafolha entrevistó 2.948 personas en 176 diferentes municipios entre el jueves y el viernes y produjo una encuesta que, afirmó, tiene un margen de error de dos puntos porcentuales.

La política ambiental de la administración de Bolsonaro ha consistido en desarrollar y explotar la región amazónica bajo esquemas de privatizar grandes extensiones de tierra en contra de las normas de protección ambiental con consecuencias desastrosas.

Entre los fracasos más sonados del Gobierno ultraderechista está la política medioambiental y la muy criticada gestión de los incendios en la Amazonía, que incluso causó un enfrentamiento entre Bolsonaro y el presidente francés Emmanuel Macron.
 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.