• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El MST lleva 22 años de lucha en la zona enfrentando la vulneración de sus derechos, asegura la organización.

El MST lleva 22 años de lucha en la zona enfrentando la vulneración de sus derechos, asegura la organización. | Foto: Twitter @LemusteleSUR

Publicado 12 agosto 2020


Blogs



Al menos, 450 familias fueron desalojadas este miércoles.

Cientos de vehículos y policías rodearon, este miércoles, la ciudad de Campo do Meio, en Minas Gerais para desalojar a las familias trabajadoras que vivían en el Campamento Quilombo Campo Grande, según denunció en su página el Movimiento Sin Tierra (MST).

LEA TAMBIÉN: 

Bolsonaro niega aumento de incendios en la Amazonía

Al respecto, detallaron que varios vehículos y drones rodearon a las personas acampadas desde el 30 de julio, cuando la Policía allanó viviendas y detuvo a un sin tierra. La acción se tomó sin una orden judicial.

Estas familias fueron acogidas por el MST en un asentamiento cercano a la construcción de un centro de conocimientos y tecnología agroecológica. Sobre el hecho, la líder estatal de la organización, Tuira Tule, advirtió que esta es la realidad de los trabajadores que viven en el campo y luchan por la tierra en un período de pandemia, cuando se elige “un gobierno fascista en el país, como el actual”.

Advirtió que a pesar de que todos conocían la maniobra corrupta realizada con el juez local, ningún organismo público pudo interceder para que las familias se quedaran en sus casas, ni siquiera en medio de la pandemia. “Pero siempre aprendemos a volver más fuertes. Esta tierra es legítimamente nuestra y no hemos cedido ni un centímetro”, agregó.

El MST denunció el objetivo de coaccionar e incriminar a los trabajadores, que se confirmó con la liberación de Celso Augusto ese mismo día, y la nota publicada por la Policía civil. "Un machete y fuegos artificiales fueron incautados en el lugar y un individuo fue arrestado por resistencia", dijo.

Las jornadas siguieron siendo turbulentas, con la intensificación de la denuncia del inminente desalojo, la búsqueda de soluciones legales con el Ministerio Público y la organización del campamento de resistencia.

El documento señala que "ante la inminencia de una lesión irreparable y grave a los Derechos Humanos y al derecho a la salud, se solicita suspender la orden de cumplimiento de la orden posesoria para desalojar la propiedad".


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.