• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Las protestas en Oregón han tomado como punto de partida el asesinato de George Floyd en el mes de mayo.

Las protestas en Oregón han tomado como punto de partida el asesinato de George Floyd en el mes de mayo. | Foto: EFE

Publicado 23 julio 2020


Blogs



Los agentes enviados por Trump afectaron con gases lacrimógenos al alcalde demócrata durante una protesta antirracista.

El alcalde de la ciudad de Portland, Ted Wheeler, fue gaseado con lacrimógenos mientras se encontraba entre una multitud en las afueras de un edificio de juzgados resguardado por vallas; en otra noche de protestas contra la presencia de agentes enviados por el presidente Donald Trump para frenar las protestas en la ciudad. 

LEA TAMBIÉN: 

Desaprueban represión contra manifestantes en Portland, EE.UU.

Los hechos tuvieron lugar en Portland, centro económico del estado de Oregón al noroeste de Estados Unidos, y en la cual desde hace varias semanas se suceden protestas antirracistas inspiradas en el movimiento "Black Lives Matter" ("Las vidas negras importan") y contra las cuales envió fuerzas federales el presidente Donald Trump.

El alcalde demócrata Ted Wheeler dijo que era la primera vez que le ocurría y aunque parecía algo aturdido no dejó su puesto en primera línea y continuó recibiendo gas en las afueras del Palacio de Justicia Mark O. Hatfield, de la ciudad norteña.

Wheeler se ha opuesto a la presencia de las fuerzas federales en la principal ciudad de Oregón, aunque su presencia en las protestas fue recibida con ambivalencia ya que mientras unos le saludaron, otros rechazaron que se uniera a la manifestación, justo cuando semanas antes la Policía local había reprimido de igual manera tales demostraciones.

Wheeler calificó de "ocupación de la ciudad por parte del Gobierno de Trump", el envío de fuerzas federales, mientras dijo "La razón por la que esto es importante es porque no está ocurriendo solo en Portland [...] Aquí estamos en la primera línea del frente".

 

El presidente Trump ha amenazado con enviar agentes federales a Chicago, Illinois y Albuquerque, Nuevo México, para "combatir el aumento de la delincuencia", una medida que agrava la profunda división política del país y abre una posible crisis constitucional a unos meses de las elecciones presidenciales. 

Por su parte, los alcaldes demócratas de al menos 15 ciudades condenaron el uso de agentes federales en una carta al secretario de Justicia estadounidense.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.