• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Este fue uno de los mayores centros de detención, tortura y exterminio de la última dictadura militar argentina.

Este fue uno de los mayores centros de detención, tortura y exterminio de la última dictadura militar argentina. | Foto: EFE

Publicado 29 noviembre 2017

El histórico juicio terminó con 48 condenas: 26 personas fueron sentenciadas a prisión perpetua y otras 19 a penas menores. Otros seis acusados fueron absueltos.

El Tribunal Oral Federal N° 5 difundió este miércoles la sentencia para 54 de los 68 acusados por la comisión de unos 789 delitos de lesa humanidad durante la dictadura Argentina de Jorge Videla.

Algunos de los imputados pertenecían al Grupo de Tareas 3.3.2 (GT332), y fueron dictadas las siguientes condenas a prisión:

- Perpetua para Alfredo Astiz, Mario Arrú, Juan Antonio Azic, Jorge "Tigre" Acosta, Randolfo Agusti Scacchi, Daniel Néstor Cuomo, Alejandro Domingo D’Agostino, Ricardo Miguel Cavallo, Rodolfo Cionchi, Hugo Enrique Damario, Francisco Armando Di Paola, Adolfo Miguel Donda, Miguel Ángel García Velasco, Pablo Eduardo García Velasco, Alberto Eduardo González, Orlando González, Rogelio Martinez Pizarro, Luis Ambrosio Navarro, Antonio Pernías, Claudio Orlando Pittana, Jorge Carlos Rádice, Francisco Lucio Rioja, Juan Carlos Rolón, Néstor Omar Savio, Hugo Sifredi, Carlos Guillermo Suárez Mason, Gonzalo Torres de Tolosa, Eugenio Vilardo y Ernesto Weber.

- 25 años para Juan Carlos Fotea. 

- 24 años para Jorge Luis Magnacco. 

- 20 años para Rubén Óscar Franco. 

- 17 años para Eduardo Aroldo Otero. 

- 16 años para Guillermo Pazos. 

- 15 años para Carlos Octavio Capdevilla. 

- 14 años para Víctor Roberto Olivera. 

- 13 años para Juan Arturo Alomar. 

- 12 años para Carlos Eduardo Daviou y Jorge Manuel Díaz Smith. 

- 11 años para Héctor Francisco Polchi.

- Diez años para Daniel Humberto Baucero y Antonio Rosario Pereyra. 

- Ocho años para Julio César Binotti, Paulino Oscar Altamira (ocho años y seis meses), Miguel Enrique Clements, Juan de Dios Daer, Mario Pablo Palet y Miguel Ángel Alberto Rodríguez.

Fueron absueltos de los cargos: Juan Alemann, Ricardo Jorge Lynch Jones, Roque Ángel Martello, Rubén Ricardo Ormello, Julio Alberto Poch y Emir Sisul Hess.

La Escuela de Mecánica de la Armada de Argentina (ESMA) en principio estuvo dispuesta para la capacitación, recreación y alojamiento de los oficiales de la Armada, posteriormente tras el golpe de Estado al Gobierno constitucional de la presidenta María Estela Martínez de Perón, se convirtió en un centro clandestino para detener, torturar y exterminar a personas adversas a la dictadura militar entre 1976 y 1983, conocida también como "Proceso de Reorganización Nacional".


Los espacios dispuestos para la tortura y exterminio

Los lugares destinados para torturar y exterminar a los detenidos dentro del ESMA fueron el Casino de Oficiales, la Enfermería, el Taller de Automotores, la Imprenta y el Pabellón Coy.

En el lugar también operaba una sala clandestina de maternidad, en la cual tuvo lugar el robo sistemático de bebés de las mujeres detenidas y desaparecidas por los órganos represivos de la dictadura.


Crímenes solapados en democracia

Los actos cometidos en la ESMA, que incluyen la desaparición forzada de cinco mil personas, no recibieron atención durante los gobiernos que desempeñaron funciones desde la caída de la dictadura en 1983 hasta el año 2003.

Entre 1986 y 1990 se dictaron las llamada leyes de impunidad, que otorgaban beneficios a oficiales involucrados en crímenes de lesa humanidad, impidiendo su juzgamiento y la ejecución de sus condenas. Entre ellas están la Ley de Punto Final y la Ley de Obediencia Debida, además de los indultos militares otorgados por el entonces presidente Carlos Menem.

Con la llegada Néstor Kirchner a la Presidencia de la Argentina se anularon las leyes que solapaban todos los crímenes de lesa humanidad que se ejecutaron durante los siete años que duró la dictadura. Posteriormente, la Corte Suprema de Justicia convalidó la anulación en 2005, declarándolas inconstitucionales. 


La justicia argentina

Tras el fin de la dictadura en 1983, sigue sin hacerse justicia. Los procesos judiciales contra los imputados por los crímenes que se cometieron en el ESMA aún no concluyen. Miriam Lewin, sobreviviente de la ESMA, y reconocida periodista de investigación, opina que “el cambio de signo político sin dudas que influye en la Justicia”, teniendo en cuenta el cambio en las políticas de Gobierno que se han venido ejecutando tras la llegada de Mauricio Macri al poder.


La sentencia del megajuicio ESMA

Desde que inició la causa judicial hace cinco años, 11 los enjuiciados han fallecido y otros tres han sido apartados del juicio por motivos de salud.  Daniel Obligado, Adriana Palliotti y Leopoldo Bruglia determinarán la suerte de los imputados de la causa.

 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.