2 marzo 2018
Superintendente del Bolívar, El Petro, criptomentiras y criptoverdades

Si consideramos que todo banco central de cualquier país con economía sana, emite billetes o monedas, de acuerdo con sus reservas nacionales e internacionales, habremos de notar lo que hasta las piedras saben: el único país y gobierno que emite papel inorgánico, cuyas reservas nacionales e internacionales no cubren dicha emisión, es el de Estados Unidos de Norteamérica (EEUU), cuya universalización de su billete y emisión bajo las políticas especulativas del Departamento del Tesoro (The Department of the Treasury), están sustentadas en su poderío bélico, el chantaje contra aquellos países y gobiernos a los que no les pueda torcer el brazo y su habilidad en la  diplomacia internacional, que le ha permitido crear instancias y organismos desde los cuales los gobierna, los domeña y les impone sanciones, tales como: la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), a la que EEUU aupó para su fundación y desde su inicio les impuso a los principales productores de petróleo, con serviles genios extranjeros como el venezolano Juan Pablo Pérez Alfonso, el precio internacional del barril de petróleo, la cantidad de barriles a producir y los mercados a los que debía venderle, además de que les impuso, fundamentalmente, que la transacción fuese cotizada en dólares estadounidenses; la Organización de las Naciones Unidas  (ONU), del que EEUU es miembro permanente, con derecho a veto y al que controla mediante serviles extranjeros, les impone su Secretario General, como lo han sido los cinco últimos de ellos, hasta el actual, Antonio Guterres, utiliza los Cascos Azules para la invasión y el genocidio disfrazado de “Ayuda Humanitaria”; la Organización de Estados Americanos (OEA), desde donde controla a gobiernos, cómo a su patio trasero o conjunto de colonias a su servicio, imponiéndoles la dictadura del dólar como moneda de transacción y el mercado, según sus directrices; el Protocolo de Kioto o Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), que estimuló por acciones de terceros y del que no forma parte el gobierno estadounidense. Todas estas menudencias, entre otras vagabunderías, como el fracking, entre otras maniobras, le han servido al gobierno estadounidense, en su cretinismo imperial, para imponer bloqueos, supuestas y mal llamadas sanciones, que no son más que represalias y boicots genocidas contra los pueblos que no estén dispuestos a servirles de caperucita porno.

Superintendente del Bolívar, El Petro, criptomentiras y criptoverdades

    

En cambio, en la hoy República Bolivariana de Venezuela, desde el siglo  XIX, la emisiones de moneda han tenido su peso en oro, que gobiernos como el estadounidense, español, holandés y el británico aprovecharon para robarse las monedas, fundirlas y vender este material precioso, lo que obligó a Cipriano Castro en 1904 a mandar a emitir un nuevo cono monetario, cuyo peso era en bolívares de “plata de ley”, que el pendejote chopo, de Juan Vicente Gómez dejó que se robaran y le abrió las piernas a las transacciones en dólares estadounidenses, desde la primera explotación petrolera en Venezuela, amén de que les entregó los campos petroleros a los gringos y a los ingleses.

   

Hoy, el terrorismo económico y boicot con la plataforma del Dólar Today, con el Dólar estadounidense, han buscado y logrado pulverizar el valor real del Bolívar Fuerte (Bs.F), cuyos  billetes y monedas de curso legal sí tienen sustento y respaldo en reservas nacionales e internacionales, demostrables y cuantificables.

    

Además de pulverizar el valor del Bolívar y destrozar las relaciones sociales de producción venezolana, haciendo que el trabajo formal y asalariado pierdan valor y sentido ante la otra economía parasitaria, especulativa y de ladrones, superpuesta por la especulación dolarizada, usura e “hiperinflación programada y articulada” (me disculpan, amables lectoras y lectores, pero yo no tengo la culpa de que haya ingenuos y malintencionados que juegan a llamarla “Inducida”, para congraciarse con la derecha ladrona de cuello blanco), con billetes inorgánicos norteamericanos, lavadora del narcotráfico colombiano y de la Drug Enforcement Administration's (DEA), se han apoyado, también, en los bloqueos financieros por los bancos internacionales, los boicots de las llamadas calificadoras de riesgo estadounidenses y al servicio imperial, con confiscación de cuentas del gobierno venezolano y todo tipo de boicot internacional,

    

Este terrorismo  económico-financiero del Dólar estadounidense, al que se ha pegado el Euro (), ha obligado al gobierno revolucionario que preside Nicolás Maduro Moros a asumir un conjunto de medidas financieras y económicas, entre las que cuenta la creación del criptoactivo, también llamado criptodivisa o criptomoneda, que no es otra cosa que un medio digital de intercambio comercial, conocida como el Petro, con un valor agregado, único y primero en el mundo desde que apareció la primera criptomoneda, del Bitcoin, en el 2009, y es el hecho de que el Petro está respaldado como criptomoneda en las reservas de un campo petrolero de petróleo liviano de la Faja Petrolífera del Orinoco, lo que ha traído consigo el que las transacciones se han hecho más seguras por su respaldo, además de que su valor real no está impuesto por caprichos de mafias o grupos externos, más allá de las otras  mafias que controlan el precio en los mercados internacionales y que lo imponen en los cárteles OPEP y no OPEP o que éstos vuelvan a caer bajo el control del gobierno estadounidenselo que, por otra parte, no significa que quien adquiera Petros, salga ahora, a pedir que se lo cambien en barriles de petróleo, porque como instrumento financiero que es esta criptomoneda, no es una forma velada de vender petróleo, además de que, aunque no esté escrito en El Libro Blanco del Petro, tácitamente es de saber que ningún país y ningún gobierno sale a pedirle al Banco Central que emite dicha moneda, que le entregue sus lingotes de oro o reservas internacionales, sus activos o pasivos, porque son eso: reserva o garantía del papel moneda o de la criptomoneda.

    

El caso es que el Petro, en su valor equivalente de uno por uno, por cada barril de petróleo, ha superado los 3 mil millones de euros o dólares en  sus primeras emisiones, aunque, a lo interno de la República Bolivariana de Venezuela, el Bolívar  (Bs.), moneda oficial venezolana y orgullo nuestro, no está tan fuerte como debiera, pese a que las reservas nacionales e internacionales lo certifican como moneda orgánica, aunque devaluada por maniobras económicas para destrozar al Bolívar, como mecanismo de destrozar el poder adquisitivo del ciudadano común y sobre la base de la crisis económica creada, planificada, programada y articulada, derivar en terribles consecuencias y en ataques feroces contra Nicolás maduro Moros, como cabeza visible del gobierno y de la revolución bolivariana, socialista y chavista, para desmontarlo electoralmente, si les es posible, o por derrocarlo, como consecuencia necesaria que está publicitando el gobierno estadounidense.

   

La preocupación que en palabras sencillas del Pueblo aflora, por aquello de su naturaleza oculta, según el origen de la palabra “crito”, que es de origen griego, (kryptos), significa "escondido", no puede esconderse, entonces,  en criptomentiras, como tampoco podemos ocultar las criptoverdades, en las que, por ejemplo, esta criptomoneda, por el uso electrónico, permite al gobierno venezolano adquirir, insumos, bienes y servicios, evadiendo todo tipo de sabotaje extranjero, bloqueo económico y la persecución económica que lidera el pornopuritano retroconservador, Donald Trump.

    

Esta criptoverdad, la del Petro, que los medios de la palangre y la ignorancia aprendida ocultan, permitirá que en un mediano plazo, se recupere la economía venezolana y que, indirectamente,  se refleje en la adquisición de alimentos, medicinas, tecnología, bienes y servicios que llegaran al Pueblo, después de las elecciones del próximo veinte de mayo (20/05/2018), si se combinan los beneficios que dejen el vender Petros a quienes poseen riquezas o fortuna, con políticas audaces, que permitan proteger, igualmente, al Bolívar.

    

Por otra parte, en nuestros fueros internos de ciudadanos, que no somos oligarcas, ni ganamos sueldos que equivalgan al valor de un barril de petróleo, en lo inmediato, no podemos hacernos ilusiones en criptomentiras y autoengaños, en el sentido de que el Bolívar se recupere en su valor, por la sola presencia y comercialización del Petro o por los márgenes de ganancia que esta criptomoneda deje.

    

Se trata, entonces, de aplicar, políticas conjuntas y audaces, que requieren que el Presidente Nicolás Maduro, por intermedio del ente rector de la política monetaria, financiera y económica, el Banco Central de Venezuela (BCV), bajo el liderazgo del actual presidente, el Economista Ramón Lobo, implementen, con la urgencia que nos exige la circunstancia actual, la Superintendencia del Bolívar, para la recuperación del papel moneda, la protección del cono monetario, su adecuado uso y su emparentamiento con la criptomoneda Petro, además de empezar a remolcar hacia arriba su valor facial como Bolívar, en lo inmediato posible, lo que redundaría en el rescate del valor adquisitivo y estabilización económico-monetaria del Bolívar.

    

Pero el Bolívar -ya sea en las mañosas transacciones electrónicas, ya como el billete en papel moneda y el cobre de las monedas- no puede seguir siendo objeto de otra economía de parásitos y ladrones que: unos lo esconden y ralentizan su entrega en los bancos, entes financieros, comercios y servicios (formales e informales); otros lo revenden como efectivo al doble de su valor facial; luego, lo trasiegan hacia Colombia en masas de billetes y, desde allá, una parte la reúsan en lavado de dinero del narcotráfico, mientras que otra masa de billetes la destinan a su destrucción física, para generar escasez y; por último, otra  masa de billetes la reingresan en territorio nacional, para comprar en efectivo, fincas, propiedades, bienes y servicios.

    

Esta tragedia con el billete venezolano, el Bolívar, puede ser, no sólo enfrentada, sino conjurada en favor de la soberanía nacional, de la paz y estabilización económica. ¿Cómo hacerlo?. Es evidente que a los delincuentes no se les dice cómo enfrentarlos, ni se les ponen sirenas de patrullas para llegar  hasta ellos. Las hay, siempre, en el marco constitucional.

 

NOTAS NECESARIAS:

1. Están asesinando a palestinos y a sirios. Pero, lo único que se le ocurre  a Antonio Guterres, desde la ONU, es entregarle con mañas, la mesa servida a la Guyana inglesa, para una confrontación bélica y el robo del Esequibo venezolano, además de “repudiar” el genocidio y apelar, con miedo por el Pornopuritano Retroconservador a una “tregua” que su financista y dueño no cumple.

 

2. Es muy peligroso el juego a dos manos de los dos inefables, Henrys, con el Encargado de Negocios de la U.S. Embassy en Venezuela, el blanqueado señor Todd Robinson. Según definieron con el viajero presidente de la Exxon Mobile, Rex Tillerson, en días previos, acordaron apuntar a dos políticas de engaño; acordaron que el sargento neofascista y mandadero de Lorenzo Mendoza, Henry Falcón, se inscribiese e hiciese campaña electoral con fustigamiento, violación de las normas electorales, violaciones constitucionales, provocaciones y desconocimiento de la ANC, cuestionamiento de la institucionalidad venezolana y amenaza constante, hasta llegar a las elecciones, mientras que, le han garantizado a Henry Ramos Allup que él sería el Presidente de la República en la Transición. Ambos inefables están muy bien acordados y ambos obedecen, palmo a palmo, las órdenes directas de Mr. Robinson.

 

3. “El candidato del hambre” todos lo conocemos y muchos no se atreven a nombrarlo. Se los presento: ese candidato del hambre se llama el sector privado de comerciantes especuladores, agentes del Dólar Today, dueños de medios (Venevisión, Televén, Globovisión, et al), dueños de bancos e instituciones financieras, bachaqueros de cuello blanco y de lycras marginales. Y a ese gran candidato lo coordinan desde Fedecámaras-Venamcham y monopolios de Empresas Polar, Central Madeirense, Super Líder, Plan Suárez, Unicasa, El Garzón, Farmahorro, Farmatodo y otros aliados. Usted, amable lectora, amable lector, imagino que sabe  que no hay un solo empresario, bachaquero, vendedor de bodega, dueño de panadería, vendedor de repuestos de vehículos, empresario y afines que esté quebrado en esta crisis venezolana. Todo lo contrario. Hoy, todos ellos están híperpluscuammillonarios. Gracias a todo lo que nos roban día a día, en comercios y servicios, Y todos ellos se miccionaron y se defecaron en aquello de los “Precios Acordados”, mientras que desde la moribunda SUNDDE montan el show televisivo con un pendejo choro dueño de panadero. Ya hoy, aumentaron todo en un cien por ciento (100%) sobre los aumentos especulativos semanales, a cuenta del Petro y del aumento salarial decretado por el Presidente Nicolás Maduro. El plan es hacernos colapsar, en el hambre y la miseria, para que el candidato del hambre tome el control del país y salgan de Nicolás Maduro. Yo no creo que estemos rodeados. Falta hacer lo que tenemos que hacer con ellos.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección


Perfil del Bloguero
Nacido en Mérida, Venezuela.Narrador y ensayista. Activista político de base, del PSUV. Comunicador de Calle del SiBCI, No. 16004.Profesor universitario e investigador de fenómenos sociales y del habla espontánea.Profesor en Lengua Materna; Magister Scientiae en Literatura Iberoamericana; Doctor en Ciencias Sociales.
Más artículos de este bloguero

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.