Lula debe gobernar como un bolivariano cuando reconoce que haría un nuevo gobierno diferente | Blog | teleSUR
26 enero 2022
Lula debe gobernar como un bolivariano cuando reconoce que haría un nuevo gobierno diferente

Dada la devastadora situación que atraviesa Brasil, el regreso de Lula a la primera posición del país es probable, pero no está garantizado, y tiene una distancia considerable. La urgencia del país apremia, hay 215 millones de brasileños y una gran disparidad, entre los ricos que, siendo el 1% de la población, detentan más del 50% de la renta del país y siguiendo una inercia de crecimiento. El país está lejos de la dificultad, pero con normalidad desde 2003 cuando llegó al poder la centroizquierda, luego de un gobierno de Fernando Henrique Cardoso con una administración centroliberal.

Lula debe gobernar como un bolivariano cuando reconoce que haría un nuevo gobierno diferente

En este ámbito de dura realidad, no se puede repetir un gobierno de evolución moderada. Lula dijo que no pretende hacer de su eventual tercer gobierno una repetición de los gobiernos anteriores del PT. “No vamos a trabajar para reconstruir el gobierno de 2003, 2004, 2005. Pasó el tiempo, hay mucha gente nueva en la zona y pretendo armar el gobierno con mucha gente nueva, con mucha gente importante y con mucha gente con mucha experiencia también".

Al informar sobre la anormalidad brasileña en varios campos, Lula comparó su ascenso, después de perder tres elecciones, "este país estaba en paz cuando competía las elecciones con Fernando Henrique Cardoso, cuando competía con Serra, con Alckmin. , pero pudimos reunirse en un restaurante después de un mitin y saludarse. A partir de 2013, este país perdió eso. El país estaba tocado por el odio, con gran culpa de la prensa brasileña”.

El índice de desigualdad de Gini llegó a 0,640 en el segundo trimestre de 2021 en el actual gobierno de Jair Bolsonaro. El coeficiente de Gini lleva el nombre de su desarrollador, el matemático italiano Conrado Gini, quien creó este cálculo en 1912 bajo la preocupación de medir cuánto un determinado lugar puede ser social y económicamente igualitario o desigual, en una escala que va de 0 (cuando no hay desigualdad) a 1 (con máxima desigualdad), analizando así, cuanto menor sea el valor numérico del coeficiente de Gini, menos desigual es un país o lugar. Comparativamente, durante el gobierno de Lula en 2010, el índice fue de 0,533.

La parte del 1% con mayores ingresos en Brasil recibe casi 35 veces más que la mitad de los más pobres, dice el IBGE (Instituto Brasileiro de Geografia Estatística). Por lo tanto, la renta media mensual de las familias más ricas era de R$ 15,8 mil (2728 dólares), mientras que la mitad de las personas con rentas más bajas tenía apenas R$ 453 (82 dólares). Una bombona de gas cuesta 20 dólares y es el 12% del salario mínimo, que solo tiene el poder para comprar 143 litros de gasolina al mes. Datos que se pueden traducir en ver a los brasileños comer basura al invadir camiones recolectores de limpieza, cocinar con leña y comprar huesos de animales para alimentarse.

En octubre de 2022 habrá elecciones, Lula da Silva, con la cicatriz de más de 500 días de injusto encarcelamiento por parte de un juez parcial de primer piso, intenta construir una alianza para ganar, aislando a la extrema derecha brasileña y cooptando a los democráticos neoliberales. Es una ingeniería electoral que ha colocado números que actualmente permiten la victoria, pero es importante recordar que Luís Arce en Bolivia, Gabriel Boric en Chile, Carlos Castillo en Perú, Alberto Fernández en Argentina, Xiomara Castro en Honduras, fueron elegidos en base a propuestas realmente inclusivas. Las alianzas con la derecha en Brasil, muchas veces con una proporción conservadora en el Congreso, impiden cambios por el poder de la bancada parlamentaria. Ocurrió en administraciones anteriores del PT. Pasos por delante, pero mucho menos de lo que podrían hacer y pierden casi todo lo que tienen por delante.

En ese camino y con base en el caos de destrucción social del gigante Brasil, la izquierda necesita y solo cambiará realmente la situación, gobernando con el pragmatismo de los bolivarianos con la bendición de las ideas de Allende, Fidel Castro, José Mujica y las utopías esenciales del Che Guevara. Los programas inclusivos de los gobiernos de Lula da Silva y Dilma Rousseff se inspiraron en los ejemplos de Chávez y Fidel. Se trata de operaciones similares, aunque suspendidas en Brasil por sus sucesores. Recordando la dificultad de recursos por el bloqueo económico en el caso que sufran Venezuela y Cuba. No es copiar, pues las herramientas han evolucionado frente a la modernidad, sino hacer lo que hay que hacer, sin duda, hacerlo con eficacia, transformándose en permanentes.

En Brasil, la izquierda erró al no repetir a los bolivarianos y cubanos en transformar políticas con la garantía de ser mantenidas por el poder de la constitución. Las empresas estatales son esenciales para el desarrollo con la distribución, son invendibles y deben mantenerse indiferentes al gobierno. Lula reconoció recientemente que Chávez hizo bien en no crear un banco del sur y un consejo de defensa permanente, ahora necesita confirmar esa posición y realizar implementaciones definitivas. Esto nos costó muchos golpes del norte con la anuencia de la OEA de Almagro. El republicanismo exagerado de la izquierda llevó a su caída en el golpe de 2016 contra Rousseff. Tenemos una nueva ola de gobiernos progresistas en el continente y esta escasa oportunidad en la historia latinoamericana ya no se puede desaprovechar.

El discurso de Lula da Silva, reconociendo que en un eventual gobierno haría diferente, necesita ser puesto en práctica porque lo que hizo se destruyó y tenemos una situación peor que la de 2002. Petrobras se repartió, perdió sus activos, los Bancos del Estado que llevaban la financiación del desarrollo perdió recursos, la salud y la educación tuvieron sus unidades construidas desechadas. Los 25 millones que Lula sacó de la pobreza deambulan en mayor número, sin comida, sin vivienda y sin dignidad por las calles brasileñas, y lo peor es que la pobreza extrema es mayor. Una 'concertación' sería un paliativo decepcionante, ya que la derecha tiene una eficiencia para destruir lo que la izquierda construye con dificultad.

Según la principal central sindical del país, la CUT, la pobreza y la pobreza extrema afectarán a 61,1 millones de brasileños en 2021. La clase media ha disminuido un 4% años, hay 9,1 millones más de personas en la pobreza y 5,4 millones más en la pobreza extrema. Cualquier gobierno de izquierda debe afrontar este problema sin vacilaciones. Hay una fuerza política más a la izquierda que el PT en Brasil, y es fundamental tenerla en los ministerios.

La izquierda no gana sola en una carrera electoral en Brasil, pero las alianzas que intenta lograr Lula da Silva no pueden simplemente impedir en la práctica hacer lo necesario, reconstruir Brasil de forma inclusiva y transformadora. Este país hoy es una nación gobernada por el fascismo, sin política económica y de desarrollo, mata a sus pobres y pueblos originarios. Para el planeta, Brasil significa la destrucción de la Amazonía, que garantiza el equilibrio climático y, en la práctica, es nuestro pulmón. Todos estos reconocimientos de Lula y la izquierda, necesitan transmitir la realidad en una eventual victoria, recordando que la riqueza de las naciones es de sus pueblos como implementaron los bolivarianos , aunque necesitamos dialogar con un capitalismo que tenga responsabilidad social.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección




Perfil del Bloguero
Economista brasileño con posgrado en historia contemporánea, maestría en historia social y doctorado en ciencias de desenvolvimiento estratégico. Autor del libro El Caso Venezolano (2016).
Más artículos de este bloguero



Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.